El juez de Cacaolat sólo elegirá un propietario industrial

stop

DESCARTA LOS INVERSORES

Concentración de empleados de Cacaolat

23 de septiembre de 2011 (13:32 CET)

La administración concursal de Cacaolat ha descartado la oferta de Roures Reenginering, la menos cuantiosa de todas las licitaciones, puesto que su propuesta consistía en 12 millones de euros por la firma catalana de batidos, según ha explicado el presidente del comité de empresa, Miguel Miguel.

Roures dispone ahora de cinco días para presentar sus alegaciones al juzgado mercantil número 6 de Barcelona, que será el encargado de decidir las tres empresas con la mejor oferta.

Capsa, fabricante de Central Lechera Asturiana, lidera la licitación por Cacaolat con una oferta de 55 millones de euros --48 millones van destinados a la compra de la unidad productiva, mientras que los siete restantes se dirigen a la cancelación de hipotecas--.

La cervecera Damm y Cobega, embotelladora de CocaCola, aliadas en Victory Turnaround para licitar conjuntamente por la catalana de batidos, ofrecen 33 millones por la unidad productiva, más siete para la cancelación de hipotecas.

A la vez, Damm, Cobega y Victory invertirán 57 millones de euros en el proyecto industrial, que comprende la nueva fábrica de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), inversiones tecnológicas, la entrada al mercado africano y los acuerdos de trabajo.

Finalmente, Vichy Catalán ofrece 30 millones de euros por la unidad productiva a los cuales se tienen que sumar siete más para la cancelación de hipotecas. De hecho. su consejero delegado, Joan Renart, ya ha asegurado que "estamos muy satisfechos por haber superado el primer obstáculo del proceso de selección".

El responsable de Vichty ha recordado que la mejor opción de futuro para Cacaolat es un socio industrial con experiencia y solvencia que sepa respetar la historia de la firma de batidos y aportar nuevas ideas.

Asamblea de trabajadores

Fuentes de UGT han explicado a la agencia de noticias Europa Press que estas tres ofertas presentan condiciones atractivas, pero han declinado mostrar cualquier preferencia, y a la vez han asegurado que el criterio que prevalece es el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Así, la semana que viene tendrá lugar una asamblea de trabajadores en la cual se informará en detalle de cada una de las licitaciones y se procederá a la votación para informar a la administración concursal de la elección de la plantilla.

Embrollo judicial


Además, este viernes, el juzgado mercantil número 6 de Madrid ha aceptado la solicitud de la administración concursal de Clesa para acumular el concurso de acreedores de Cacaolat y ha requerido al juzgado catalán, que tramita el concurso de la firma de batidos, que se inhiba en este procedimiento.

Con esta decisión vuelve a reproducirse el cruce de autos del pasado agosto. En pleno verano, ambas salas mantuvieron viva una disputa judicial sobre quién era competente para resolver la venta de Cacaolat.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad