El Khoury empuja al emblemático hotel Husa Princesa hacia el ERE

stop

Continental Property Investments anuncia casi 90 despidos en el establecimiento madrileño gestionado por la familia Gaspart

Gaspart y El Khoury, aliados en el Husa Princesa de Madrid I ED-EFE

09 de febrero de 2014 (17:51 CET)

El hotel Husa Princesa de Madrid prepara un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para casi 90 empleados, el 67% de su plantilla. El multimillonario libanés Boutrus El Khoury, propietario de la finca, ha impuesto la medida a la familia Gaspart para sacar más rendimiento del establecimiento, según informan fuentes del sector.

El futuro del Husa Princesa hace meses que está en vilo. El Khoury, mediante su firma de inversión Continental Property Investments (CPI), barajaba diferentes opciones para maximizar el beneficio del establecimiento sobre el que pesa una hipoteca de 70 millones de euros con el Royal Bank of Scotland. El empresario libanés ha deshojado la margarita: ha pensado en rescindir el contrato con Gaspart e incluso en vender el inmueble.

Sin oferta en firme

El mercado ha mostrado interés por estas opciones. La finca está situada en pleno barrio de Argüelles, cerca de la Gran Vía y de plaza España, una de las zonas más demandadas de Madrid. No obstante, no se ha llegado a concretar ninguna oferta en firme.

El Khoury, finalmente, se ha decidido por exprimir el actual contrato de explotación con Husa. El primer paso ha sido el ERE. La plantilla ya ha sido informada. Un portavoz de CPI reunió a los representantes de los trabajadores la semana pasada. Les comunicó que tras una larga auditoría --exigida por la banca para la refinanciación del crédito-- se había decidido aplicar el expediente. Las condiciones que se ofrecen para los despidos son las mínimas que recoge la ley.

Dudas de la plantilla

“Se nos explicó que el resultado de explotación ha sido peor de lo previsto. Es extraño porque es un hotel que tiene mucha ocupación. Estaríamos hablando que de media está al 86%”, dice un empleado que asistió al encuentro. Las dudas que muestra la plantilla son razonables. Sobre todo si se tiene en cuenta que el negocio obtuvo unos beneficios de alrededor de 1,2 millones de euros en 2013, según interlocutores del sector.

Los trabajadores estudian ahora posibles movilizaciones. “Pese a que los pagos están al día, sospechábamos que algo no iba bien. Se estaban descuidando algunos departamentos. Ahora está claro que la intención de la empresa es externalizar servicios”, apunta el mismo empleado.

Problemas de tesorería

Con el ERE sobre la mesa, está por ver quién paga las indemnizaciones. Husa, con graves problemas de tesorería, no puede hacer frente al gasto. Por eso, Gaspart y su equipo negocia con CPI la posibilidad de que estos últimos se hagan cargo del capital necesario para pagar los despidos. Un acuerdo rápido podría evitar más dolores de cabeza en uno de los mejores hoteles de la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad