El otro secreto de Inditex: "Nunca estamos satisfechos"

stop

PROCESO DE DISEÑO Y PRODUCCIÓN

Pablo Isla en una presentación de resultados de Inditex

desde A Coruña, 22 de marzo de 2015 (11:59 CET)

Inditex, el gigante de Amancio Ortega, lo ha vuelto a hacer. Ha conseguido cerrar 2014, de nuevo, marcando récord. Aumentó sus ganancias un 5% en un año, superando los 2.500 millones de euros y facturó un 8% más, hasta los 18.117 millones.

Hay muchos factores que explican el éxito de Inditex. Su estudiada expansión, la rapidez de abastecimiento, sus centros logísticos, sus diseños... Desde el grupo con sede en Arteixo (A Coruña) tienen claro que la clave está en tratar de superarse contínuamente. "Nunca estamos satisfechos", dicen. Más allá de esta máxima, lo cierto es que en el triunfo de la compañía textil tiene mucho que ver la opinión del cliente.

El cliente, el primer diseñador

Según explican desde la compañía, la información que aporta el cliente es fundamental para que las distintas cadenas de Inditex produzcan a ritmo frenético nuevas colecciones a su gusto. Los directores de cada tienda del grupo recaban información entre los compradores de qué productos son los más demandados y qué es lo que quieren.

La información se traslada al equipo comercial en Arteixo, responsable de filtrarla y transmitirla a los diseñadores, unos 600 en total. Realizan unas 40.000 referencias distintas a lo largo del año, aunque a las tiendas llegan aproximadamente la mitad. Atrás quedan los tiempos es los que en la textil se producían únicamente dos campañas al año. "Cada semana salen nuevas colecciones. Si vemos que algo gusta, no multiplicamos la producción de esa prenda, sino que ahondamos en esa tendencia", cuentan desde la matriz del grupo.

De la sección de patronaje a las fábricas

Aunque Inditex es un gigante de proporciones descomunales, con presencia en casi 90 mercados del mundo, la confección inicial de una prenda se hace de la manera más artesanal posible. Los diseñadores acuden siempre a la sección de patronaje, donde sus creaciones se hacen realidad y se prueban en modelos reales. Muchas colecciones se quedan en este peldaño y nunca llegan a ver la luz. El modelo realizado por patronaje que sale adelante, será luego enviado a las fábricas, para proceder a la orden industrial.

Inditex cuenta con fábricas propias y también con proveedores. Pablo Isla, el presidente de la compañía, destaca el empleo indirecto que genera la textil, especialmente en este segmento. En España, según explicó en la presentación de resultados, cuenta con 7.000 proveedores que durante el pasado ejercicio les facturaron más de 4.000 millones de euros.

Cada vez, más producción en España

El 55% de la producción de Inditex se realiza en mercados de proximidad. España, Portugal, Marruecos y algunas zonas de Turquía. No acostumbran a dar cifras desagregadas por países, pero aseguran que, cada vez, se fabrica más en España. Las prendas más elaboradas, sobre todo. A las grandes zonas asiáticas se reservan los básicos.

En Inditex no se escapa ningún hilo. El gigante de Ortega es consciente de que su expansión ha provocado que, al año, comercialice las colecciones de invierno y de verano a la vez, en cada parte del globo.

Tiendas piloto

Todo se estudia al milímetro en la gigantesca babel que es la sede de Inditex en A Coruña donde trabajan unas 1.500 personas (además de las que otras tantas del centro logístico) y conviven 34 nacionalidades distintas.

También la colocación de las prendas en las tiendas, algo que se estudia con detenimiento en los establecimientos piloto montados en las nuevas instalaciones de Arteixo y que sirven de modelo a cada tienda del mundo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad