El problema de financiación de las millonarias ayudas a Unnim retrasa su venta

stop

PROCESO DE SUBASTA

El ex gobernador del Banco de España, Mafo

01 de marzo de 2012 (09:38 CET)

La financiación del multimillonario paquete de ayudas públicas que recibirá el comprador de Unnim está retrasando la resolución de la subasta del banco vallesano. Con las ofertas de los cuatro aspirantes ya desbrozadas por el Banco de España, los ministerios de Economía y Hacienda buscan la manera de que esas coberturas no incrementen el déficit público del año en curso ni un solo euro.

La solución puede empezar a vislumbrarse este viernes, si finalmente se aprueba el techo de gasto público para 2012 y las proyecciones macroeconómicas para el ejercicio. La elección del ganador no llegará previsiblemente hasta la próxima semana. Los cuatro aspirantes, Santander, BBVA, Popular e Ibercaja, esperaban inicialmente, sin embargo, que la solución se conociera esta misma semana.

Los 5.000 millones previstos por el Fondo de Reestructuración Bancaria para cubrir las pérdidas latentes del balance de Unnim, que pueden ser más a la luz del nuevo decreto de saneamiento de los activos inmobiliarios del sector, posiblemente tendrán que ser sufragados por el Fondo de Garantías de Depósitos (FGD), según fuentes cercanas al proceso. Ya cubrió las ayudas a la CAM, que pueden desbordar claramente los 5.000 millones previstos inicialmente, y ahora tendrá que afrontar el reto del agujero de Unnim.

Pero el margen de maniobra del FGD es escaso. Pese a que el gobierno socialista decidió, con la venia de un Partido Popular que ya acariciaba el poder, elevar las aportaciones que hace cada uno de los bancos a este fondo hasta un máximo del 3% de sus depósitos, la institución no tiene mucho fuelle.

Bomba para el sector


Subir de nuevo la aportación caería como una bomba en el sector. Con todos los bancos con sus cuentas de resultados bajo presión por el citado saneamiento, digerir otra merma adicional del beneficio generaría problemas de calado.

El Fondo recibe cada año de forma recurrente unos 3.000 millones de euros de todos los bancos, una cantidad insuficiente para asumir los déficits sobrevenidos de la CAM, el coste de Unnim y los que pudieran derivarse de otros procesos de adjudicación de entidades bajo control del Frob.

Sobre esos derechos de cobro, el Ministerio de Economía estudia fórmulas estables para financiar estos procesos de saneamiento de entidades intervenidas. Una de las más probables es que el fondo pueda emitir deuda y que la retribuya con sus ingresos anuales. Este esquema no genera déficit ni deuda pública computable por Bruselas. Esta variable es decisiva ya que el Gobierno está negociando a cara de perro que  la Comisión Europea eleve el tope de déficit que permite al conjunto de las Administraciones este ejercicio porque es prácticamente imposible bajar del 8,5% del PIB contabilizado en 2011 al 4,4% este mismo año.

A falta de un esquema definitivo de financiación de las ayudas, los favoritos para quedarse con el negocio bancario de este grupo de cajas catalanas son Ibercaja y Popular. Santander y BBVA habrían presentado propuestas menos agresivas, aunque su capacidad para digerir un banco con problemas podría inclinar la balanza a su favor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad