El proyecto de García-Nieto que seduce al alcalde de Jun

stop

Telefónica y Scytl, empresa líder en voto electrónico, se lanzan a por el negocio de la democracia participativa

Jordi Velert

El empresario catalán, en la visita del ministro de Economía, Luis de Guindos, al Círculo Ecuestre.
El empresario catalán, en la visita del ministro de Economía, Luis de Guindos, al Círculo Ecuestre.

Barcelona, 15 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

El Smart City Expo World Congress es el escenario elegido para presentar este martes Civiciti, la herramienta lanzada por Scytl y Telefónica que facilitará que los ayuntamientos realicen consultas ciudadanas y elaboren presupuestos participativos de forma virtual. 

El proyecto tiene entre sus primeros valedores al alcalde socialista de Jun, José Antonio Rodríguez Salas, conocido por un activismo digital que le ha llevado a ser uno de los primeros ediles españoles con más seguidores en Twitter (441K), sólo superado por Manuela Carmena (586K) y Ada Colau (441K).

CiviCiti es la marca comercial de OpenSeneca, presidida por Borja García-Nieto, que pilota el grupo financiero Riva y García.

El banco de inversión del empresario participa en la multinacional Scytl, líder en el negocio del recuento de voto electrónico. Gracias a una alianza con la madrileña Tecnocom, Scytl llegó a arrebatar el recuento de las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 a Indra, la firma que lo había gestionado en anteriores convocatorias electorales.

"Democracia continua"

En febrero Scytl fundó OpenSeneca junto a Telefónica Open Future para morder el pastel del jugoso mercado de la democracia participativa, que puede mover 2.000 millones de dólares en facturación en la próxima década, según señala a este diario Pablo Sarrías, director general de la "start up" y director general de operaciones de Scytl hasta enero.

El ejecutivo y fundador define Civiciti como un "canal independiente para favorecer la democracia continua" y destaca que servirá para "hacer llegar las herramientas de participación ciudadana a cualquier gobierno" municipal, con independencia del tamaño de la localidad. De hecho, las ciudades pequeñas son la "razón de ser" de la iniciativa.

Sarrías destaca que el 99,8% de las poblaciones españolas tienen menos de 300.000 habitantes y pueden encontrar dificultades técnicas para implantar herramientas de este tipo.

Modelo "freemium"

Entre las funcionalidades de Civiciti destacan la realización de encuestas, la elaboración de presupuestos participativos o la creación de portales de transparencia. El modelo es "freemium", es decir, gratuito con algunos servicios de pago. Por ejemplo, los ayuntamientos que quieran convocar consultas populares deben pagar.

Las Palmas de Gran Canaria fue el laboratorio de pruebas de los servicios de Civiciti, como ya avanzó Economía Digital, y en la actualidad se están cerrando acuerdos con "decenas de ayuntamientos", que Sarrías prefiere no revelar. La compañía espera alcanzar los 500.000 usuarios en diez años.

En paralelo, Scytl prepara el salto al Nasdaq en 2017. La empresa dirigida por Pere Vallès facturó 19,25 millones de euros y perdió 6,8 millones en 2014, último año del que presentó cuentas. Aunque perdió el contrato para gestionar el recuento de las elecciones del 28 de junio, la firma tiene negocios en 42 países del mundo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad