El presidente del Fútbol Club Barcelona Josep Bartomeu (d) y el presidente de Rakuten Hiroshi Mikitani (i). | EFE

El PSG pone 222 millones en los bolsillos de Josep Maria Bartomeu

stop

El FC Barcelona dividirá los ingresos de la venta de Neymar en reforzar la plantilla y afrontar el proyecto del nuevo estadio

CARLES HUGUET

El presidente del Fútbol Club Barcelona Josep Bartomeu (d) y el presidente de Rakuten Hiroshi Mikitani (i). | EFE

BARCELONA, 02 de agosto de 2017 (20:14 CET)

A falta de esclarecerse el método y el día del pago, el fin de la ecuación parece claro: el delantero del FC Barcelona Neymar acabará en el París Saint Germain por 222 millones de euros. Wagner Ribeiro, uno de los agentes del futbolista, ya ha advertido este miércoles que el club francés pagará la cláusula de rescisión y presentará al jugador a finales de semana.

La entidad catalana ingresará la mayor cantidad registrada jamás por la venta de un deportista. Además, ha puesto en espera la prima de 26 millones que debía percibir el brasileño al renovar su contrato el pasado otoño. Con la cifra depositada en un notario, los azulgranas tratarán de esgrimir que al no cumplirse la totalidad del vínculo –cinco años— sólo están obligados a otorgar la suma proporcional.

Ahora será el turno de Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona, rentabilizar el traspaso histórico. 222 millones de euros que se dividirán en dos partidas: la de reforzar una plantilla ya de por sí desequilibrada y la de afrontar con mayores garantías la inversión mastodóntica del Espai Barça, el nuevo estadio que ya ha comenzado con retraso.

"Los millones han de estar en el campo y no en el banco", decía Johann Cruyff

Así, el directivo se aplicará a medias la máxima del antiguo entrenador Johann Cruyff: “los millones han de estar en el campo y no en el banco”. La previsión es la de incorporar entre uno y dos futbolistas, y los medios deportivos ya han comenzado con las quinielas en las que aparecen los cromos más deseados de Europa.

Son muchos los seguidores del Barça que todavía recuerdan la última vez en la que el club se encontró en una tesitura similar. Fue en el año 2000, tras la venta del centrocampista Luis Figo al Real Madrid por otra cifra récord: 10.270 millones de pesetas (61 millones de euros). El entonces presidente y actual amigo de Bartomeu, Joan Gaspart, acabó incorporando a un elenco de recambios que pasaría con más pena que gloria por el césped.

El dinero de Neymar: balón de oxigeno para el Espai Barça

Pero la salida del brasileño también servirá para dotarse de mayor músculo ante la inversión que supondrá la renovación del Camp Nou y sus alrededores. Todavía sin desviaciones, el coste previsto será de 630 millones de euros entre la remodelación del estadio, la construcción de un pabellón para las secciones deportivas y unos gastos urbanísticos que ascenderán a los 122 millones.

La previsión inicial era que un tercio de la financiación procediera de un patrocinador que pondría nombre al espacio, otro tercio llegaría con un crédito de una entidad bancaria y la parte final se afrontaría con recursos propios. En una entidad acuciada por la deuda que hace tambalear el ratio deuda neta/ebitda establecido en sus estatutos –fijado en 2 veces--, la inyección adicional supondrá un auténtico balón de oxígeno. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad