La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín. EFE/Fernando Villar

El Santander es la pieza que encaja la fusión entre Barceló y NH

stop

La entidad asesora a Barceló en la integración mientras es el máximo acreedor de Hesperia, presidente de NH y con el control del consejo de administración

Barcelona, 20 de noviembre de 2017 (18:00 CET)

Barceló arranca la carrera por convertirse en un “campeón nacional” del sector hotelero. Con la ambición de mirar a los ojos a los grandes grupos europeos, la compañía balear propone una fusión con NH Hotel Group, la segunda mayor cadena de España, para erigirse en un gigante mundial. Para llegar con éxito a la meta, cuenta con un aliado bajo la manga: Banco Santander.

La entidad presidida por Ana Botín es la asesora financiera contratada por Barceló para analizar la integración. Sin embargo, no es su único papel en la operación. El banco es el principal acreedor de Hesperia, la sociedad que domina el consejo de administración y posee la presidencia de NH.

La empresa que preside José Antonio Castro se debe a los compromisos alcanzados con Banco Popular –absorbido por el Santander en primavera--, que ponen en juego su posición en NH. Como explicó Economía Digital en agosto, la empresa cerró 2016 con una deuda de 332,1 millones con el banco de los Botín y BBVA. Las garantías ofrecidas: la copresidencia y el 9,1% que posee de la cotizada.

Hesperia debe abonar hasta 134 millones antes del próximo 23 de diciembre. "Ya hemos amortizado parte del déficit y el remanente entra dentro de nuestras previsiones”, puntualizan. Con la vista en el horizonte, los 197,2 millones restantes deberán devolverse antes de 2020 en el caso del Santander y de 2027 a la entidad vizcaína.

Las relaciones entre NH Hotel Group, Hesperia y el Santander se remontan a 2014

Al finalizar 2016, la compañía etiquetó los activos pignorados como "activos no corrientes mantenidos para la venta". La última posesión categorizada bajo este nombre fueron unos terrenos en la localidad tarraconense de Cambrils valorados en 8,7 millones de euros y traspasados el pasado enero. “La situación patrimonial es sólida y por ello no tenemos ninguna intención de vender nuestra posición del 9,1% en NH”, garantizan desde Hesperia.

De vincularse con un gigante con unas ventas de 3.760 millones y un ebitda de 630 millones de euros, la participación de Hesperia se revalorizaría con el tiempo. Con una capitalización que no llega a los 2.000 millones, NH pasaría a rivalizar en número de hoteles con empresas como Accor (12.000 millones de euros) e Intercontinental Hotels Group (alrededor de 9.000 millones).

La oferta valora, ya en un primer momento, a NH en 2.480 millones y a Barceló en 3.720 millones.

Las relaciones entre NH, Hesperia y Banco Santander

Las relaciones entre NH Hotel Group, Hesperia y Banco Santander vienen de lejos Las deudas adquiridas por Hesperia en la frustra opa sobre NH en 2003 martillean sus cuentas desde hace un lustro. Si la ambición de Castro fue la de alcanzar la mayoría, finalmente tuvo que conformarse con un 23% del capital. 

De hecho, en 2014, el déficit ascendía a 479 millones de euros por lo que tuvo que entregar el 8,56% de la inversión al Banco Santander. Apenas un año después, la entidad se deshizo del paquete por 153 millones de euros.

Hesperia domina el consejo

Hesperia (9,1%) sienta a dos representantes en el órgano de decisión de la hotelera. Comparte presidencia con el fondo de inversión Oceanwood (11,8%) en un consejo en el que también habitan seis consejeros independientes y Ramón Aragonés, consejero delegado de la cotizada. Cuatro de los integrantes no adscritos fueron nombrados a propuesta del vehículo inversor y Hesperia después de expulsar a los integrantes de HNA (29,7% del capital). 

Por el momento, la oferta de Barceló se ha recibido con frialdad entre los máximos ejecutivos de la empresa, pues recuerdan que la compañía aprobó recientemente un plan estratégico a tres años "con un proyecto independiente de gran crecimiento que hoy sigue sindo válido".

No obstante, la decisión final está en manos de un consejo dominado por un José Antonio Castro agobiado las obligaciones con el Santander y unos fondos siempre atentos a cualquier oportunidad. Les han dado tres meses para decidirse.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad