El textil de Barcelona firma sobre el silbato su convenio

stop

Tras dos años, patronal y sindicatos sellan el acuerdo el último día de la negociación

Varias personas pasean frente a una tienda de ropa en BCN / EFE

30 de diciembre de 2013 (19:42 CET)

El sector del textil de la provincia de Barcelona firmará este martes el convenio 2012-2015 tras dos años de negociaciones. Las partes tenían hasta el 31 de diciembre para rubricar el acuerdo y han aprovechado hasta el último segundo para evitar que el acuerdo se descolgara.

Los más de 150.000 trabajadores del sector afectados por el convenio verán incrementado su salario el 0,6% hasta 2015. Aunque mismo año, el aumento puede ser del 0,8%, si el Producto Interior Bruto (PIB) crece más del 1% esperado. El secretario de acción sindical de la federación de comercio de UGT, Moisés Berruezo, celebra el consenso alcanzado y asegura que sin él, el conflicto y el caos se habrían adueñado de la industria textil barcelonesa.

Bajas temporales

La cuestión salarial era el principal caballo de batalla de CCOO y UGT en la mesa de negociación. Pero no era el único. La patronal proponía reducir las nóminas de los trabajadores que solicitaban la baja temporal. Finalmente, los sindicatos han conseguido mantener el 100% del salario salvo en algunas excepciones.

Cuando un empleado supere las 100 horas de absentismo por bajas de menos de 20 días o ausencias no justificadas, el trabajador no cobrará el 100% de la baja temporal hasta pasados 30 días después de haberla solicitado.

Horas laborales

A estas medidas acordadas se suma la de mantener la jornada laboral en poco más de 1.790 horas anuales frente a las 1.826 que proponía el gremio de sastrería y confección de Barcelona.

El convenio abarca a trabajadores de grandes firmas del sector como Zara o Massimo Dutti. Pero también a pequeños comerciantes textiles que desarrollan su actividad en la provincia de Barcelona.

Durante los dos años de negociaciones la tensión y los conflictos se han sucedido. El último capítulo se vivió el día antes de que empezara el puente de la Constitución. Los sindicatos habían emplazado a los trabajadores a secundar una huelga que finalmente se desconvocó pocas horas antes. Con este gesto, se salvó la recta final del año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad