El turbio pasado de las empresas que gestionarán los hospitales de Madrid

stop

SANIDAD

Hospital del Sureste, en Arganda del Rey, Madrid

07 de julio de 2013 (22:13 CET)

Dos de los tres consorcios que han ganados los seis hospitales madrileños arrastran un dudoso pasado empresarial que ha alertado al personal médico de los centros de salud que también deberán incorporarse a la nueva gestión.

Hima, la empresa puertorriqueña que ganó los servicios del Universitario Infanta Sofía, Infanta Cristina de Parla y Universitario del Tajo, enfrenta una tensa situación en Puerto Rico donde acaba de eliminar servicios de salud destinados a ancianos. La gestión de Hima ha estado salpicada por denuncias de negación de servicios a enfermos en aras de lograr una mayor rentabilidad.

Corrupción

Sobre la gestión de la red de hospitales puertorriqueños, supervisada por el doctor Jaime Rivera, se han vertido acusaciones de pagos de bonos a los médicos que denieguen servicios sanitarios o autoricen altas anticipadas.

El director del grupo, Jaime Rivera, tuvo que rendir cuentas en los tribunales desde comienzos de su carrera. Durante su gestión, entre 1989 y 1993, como director de la oficina de lucha contra el Sida en San Juan, se registró una fuga de 2,2 millones de dólares, un hecho que terminó en una investigación judicial, pero del que Rivera salió airoso. Los enfermos de sida intentaron bloquear sin éxito su designación, seis años más tarde, como secretario del departamento de Salud de Puerto Rico.

Imputación

La otra empresa que obtuvo, junto con OHL y El Corte Inglés, la gestión de los hospitales Infanta Leonor y Sureste es la valenciana Ribera Salud. La compañía, con una débil situación financiera, tuvo que deshacerse hace pocos meses de la gestión de los hospitales de Torrejón de Ardoz y Manises. La empresa vendió la gestión de los hospitales a Sánitas por 77 millones de euros, un dinero que sirvió para sanear sus balances.

Precisamente por el primer concurso privatizador, Ribera Salud ha sido imputada hace dos semanas por el juzgado de instrucción número 4 de Madrid. El juez admitió a trámite la querella de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem) en la que también están imputados los consejeros de Esperanza Aguirre Manuel Lamela y Juan José Güemes.

Para mayor polémica, los fondos de inversión estadounidenses Blackstone y HIG han mostrado su interés por comprar la participación de Bankia en Ribera Salud.

Error informático

La empresa que acompaña a Ribera Salud en el concurso y que llevará la gestión informática, El Corte Inglés, también debió gestionar una crisis en 2007 cuando el ministerio de Justicia le concedió la gestión del concurso de traslado de los funcionarios.

La filial de informática de El Corte Inglés enfrentó numerosas quejas de funcionarios que fueron enviados a destinos que no habían solicitado. El error informático, que ocasionó las protestas de los sindicatos y la exigencia de un nuevo concurso, no pudo ser subsanado en su totalidad. “Mi mujer y yo habíamos pedido traslado a Málaga y nos enviaron a dos ciudades diferentes. Al final, tuvimos que quedarnos en Barcelona”, explica Joan, un funcionario del ministerio de Justicia.

Sábanas por anticipado


Sánitas, la única empresa participante que no había sido abiertamente atacada por os partidos de oposición, levantó sospechas de amaño cuando envió sábanas a los hospitales antes de que se conociera el nombre de los ganadores, según han denunciado los sindicatos.

El gobierno de Madrid asegura que la gestión privatizada saldrá un 20% más económica que hasta ahora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad