Un supermercado de Caprabo, la cadena catalana propiedad de Eroski.

Eroski necesita vender Caprabo para pagar ya 350 millones a la banca

stop

La cadena de supermercados afronta un vencimiento de deuda en 2021 para el que no tiene músculo financiero si deshacerse de la filial catalana

Barcelona, 07 de octubre de 2020 (06:55 CET)

El reloj de la banca corre en contra de Eroski. La cadena de supermercados logró refinanciar una deuda de 1.500 millones de euros hace un año y medio; un balón de oxígeno que le valió para aplazar el pago de su pasivo, pero por el que ya tiene que empezar a rendir cuentas. La compañía vasca tiene 12 meses para encontrar 350 millones con el que satisfacer el primer gran vencimiento del pacto. Y ante la imposibilidad de obtener tal cantidad con el negocio ordinario, la venta de Caprabo se antoja como la única vía posible para conseguirla.

Las cuentas hechas públicas por la cooperativa que preside Agustín Markaide revelan que a finales de 2021 debe afrontar un pago de 347 millones de euros por el préstamo sindicado firmado con Banco SantanderBBVACaixabankBanc Sabadell y Bankia. Es el principal obstáculo existente hasta llegar a 2024, donde le espera otro vencimiento de 730 millones que, probablemente, se saldará con una nueva refinanciación.

El pago del año que viene es especialmente relevante en el acuerdo sellado al año pasado. De poder afrontarlo, Eroski dispondrá de 200 millones de euros que no deberá devolver hasta 2027 y con un interés del 0%. Es decir: dinero sin ningún coste añadido que tendrá seis años para recuperar.

Eroski pide 700 millones de euros por Caprabo, pero nadie se acerca a la cifra

Por ello, la organización tiene en marcha el procedimiento de venta de Caprabo desde la primavera. Oficialmente, el grupo insiste en que solamente busca un socio minoritario, pero las voces consultadas por Economía Digital señalan que las conversaciones contemplan que el comprador se haga con un porcentaje mayoritario de la filial catalana.

Sobre el papel, los números le salen a Eroski. Necesita 347 millones de euros y pide 700 millones por Caprabo, según el Ara. El principal problema: nadie está dispuesto a pagar lo que pide. Todo lo que pueda obtener será mucho menos, eso sí, que los casi 1.200 millones que pagó por la firma entre 2007 y 2012.

Además, el conglomerado vasco se arriesga a perder su filial catalana si no consigue colocarla en el mercado. En la refinanciación tuvo que hipotecar las marcas Caprabo y Eroski ​como garantía ante las entidades en caso de producirse impagos.

Los nombres comerciales se unen a las filiales que el grupo puso como garantía. Bajo el paraguas de Cecogoico, la compañía vasca colocó tanto a Caprabo como a la cadena deportiva Forum Sport, la división de Baleares (la más rentable) o su participación en Vegalsa. La banca tendrá la posibilidad de “convertir una parte de la deuda pendiente por las participaciones (…) considerando a efectos el valor calculado por expertos independientes”, detallaba en sus cuentas anuales.

Eroski dobla ganancias con el coronavirus

La semana pasada, cadena vasca hizo públicos sus resultados en el primer semestre fiscal de 2020 –hasta el 31 de julio--. Tras años de contracción por el cierre de locales y el auge de marcas como Mercadona y Lidl, volvió a crecer e incrementó la facturación un 7,19% hasta los 2.412 millones de euros frente a los 2.250 millones del mismo periodo de 2019.

El dato podría parecer menor, pero hay que matizar que el grupo también tiene una agencia de viajes y gasolineras, dos negocios especialmente afectados por la pandemia. De tener en cuenta solo la división alimentaria, la subida de las ventas es del 9% y se focaliza en País VascoCataluña y Galicia. Por el contrario, Baleares sufre por la ausencia de turistas y repite cifras.

Si el grupo vasco pudo revertir el descenso de su tamaño, también logró disparar su rentabilidad. En las mismas cuentas la empresa celebró un beneficio operativo de 126,1 millones de euros, prácticamente el doble de los 65 millones registrados en el mismo semestre del año pasado. "El avance se explica principalmente por el importante incremento de la actividad derivado de las medidas tomadas frente al coronavirus", admitió la organización. 

No obstante, el beneficio final de Eroski se quedó en 47,9 millones de euros frente a los 85,7 millones de los primeros seis meses del ejercicio anterior. La razón: un incremento de los gastos financieros motivado por la refinanciación de deuda firmada en 2019 con la banca.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad