El presidente del Grupo Eroski, Agustín Markaide. EFE

Eroski y la banca se acercan al pacto (con Caprabo sobre la mesa)

stop

La cadena de supermercados conseguirá una quita cercana a los 300 millones a cambio de vender unidades del negocio

Barcelona, 01 de febrero de 2019 (17:02 CET)

Tras más de año y medio de negociaciones, Eroski y los bancos se acercan al fin al acuerdo. La tensión que presidió las primeras conversaciones por las distantes posturas ya deja paso a un acercamiento para refinanciar los 1.600 millones de deuda que arrastra la cadena de supermercados vasca.

Según informa Expansión,  la cooperativa y los acreedores se reunieron el jueves en un encuentro en el que se limaron asperazos y se redujeron las distancias entre ambos actores. Así, si Eroski pedía una quita de 500 millones de euros y la banca sólo estaba dispuesta a perdonarle 100 millones, la cifra a condonar se mueve ahora alrededor de los 300 millones de euros.

La quita no será gratis. Como informó Economía Digital en noviembre, el grupo que preside Agustín Markaide ya se avenía a deshacerse de unidades de negocio, algo que rechazó en un principio. En un primer momento se barajó la venta de Viajes Cabrapo, Forum Sport, las tiendas de Islas Baleares o el 50% de la cadena gallega Vegalsa.

No obstante, las desinversiones podrían ir ahora un paso más allá y, por primera vez, Eroski parece estar dispuesta a estudiar la venta de Caprabo, la cadena que compró por 1.450 millones en 2008, justo antes de la crisis económica, principal responsable del agujero financiero de la empresa.

Mientras las conversaciones se producen, la cadena vasca paga de manera puntual a sus acreedores y no incurrió en ningún impago. De hecho, la empresa logró reducir los 3.500 millones de euros de deuda que tenía hace una década.

Banco Santander tiene la llave de la refinanciación

Banco Santander, con el que arrastra una deuda de 520 millones, y BBVA, con el que tiene un pasivo de 350 millones, lideran el grupo que planteó el ultimátum a Eroski hace semanas. En el pool también está Caixabank, que suma 255 millones; Banc Sabadell (175 millones) y Kutxa (117 millones) para un pasivo total de 2.275 millones de euros.

La empresa presentó unos beneficios de 33,2 millones en 2017 frente a las pérdidas de 22,8 millones de 2016. Fue la nota positiva de unos resultados que vieron como las ventas caían el 7,2% hasta los 4.792 millones de euros. A superficie comparable, se mantuvieron estancadas en 5.505 millones de euros. En el primer semestre de 2018, las ganancias fueron de 14,8 millones y la facturación alcanzó los 2.314 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad