Ferrovial tira de chequera para sus planes de expansión

stop

CONSTRUCTORA

Rafael Del Pino, presidente de Ferrovial | EFE

20 de octubre de 2014 (21:00 CET)

Ferrovial ha protagonizado en las últimas dos semanas gran parte de la actualidad económica española. La compañía presidida por Rafael del Pino ha participado en tres operaciones de gran envergadura --la privatización de Aena, la compra de tres aeropuertos británicos y una oferta no vinculante por el gigante australiano Transfield Services-- sin apenas recurrir a financiación externa, según fuentes del sector.

La constructora española sólo ha necesitado recurrir al apalancamiento en una de estas operaciones. El resto se ha realizado mediante tesorería. A finales del primer semestre, el grupo acumulaba 1.599 millones de euros en fondos propios.

Los aeropuertos británicos

Ferrovial ha recurrido a financiación externa en la adquisición de los aeródromos de Aberdeen, Glasgow y Southampton, donde ya poseía un porcentaje de su capital. A través de su filial Heatrow Airports Holding, la compañía ha participado en una operación al 50% con el fondo Macquarie valorada en 1.300 millones de euros. La banca ha pagado la mitad de la participación de la firma española, unos 325 millones de euros.

La operación era estratégica para el grupo. Ferrovial quería recuperar peso en Reino Unido después de que las autoridades de competencia le obligasen a desprenderse de los aeropuertos de Stansted, Edinburgo y Gatwick y conformarse con el principal activo del paquete: el aeropuerto de Heathrow.

La entrada en Aena

La empresa también fue una de las protagonistas la semana pasada cuando se conocieron los socios del núcleo duro de Aena. Ferrovial adquirió el 6,5% (9,75 millones de acciones) del operador público. El precio máximo ofertado por título es de 48,66€ . En total, 474 millones de euros.

La operación se pagará a tocateja, sin financiación externa.

Transfield Services

Ferrovial ha puesto sobre la mesa 680 millones para adquirir la firma Transfield Services. Se trata de una compañía australiana con una plantilla de 19.000 trabajadores y que presta servicios de construcción y mantenimiento para distintos sectores (transportes, energía, agua, defensa e inmobiliario, entre otros) en diez países, fundamentalmente en Asia y Norteamérica. En su ejercicio fiscal de 2014, cerrado el pasado junio, registró un beneficio neto de unos 50 millones de euros, tras contabilizar ingresos de 2.567 millones de euros.

Por su parte, Transfield Services ha emitido un comunicado en el que, si bien considera que el precio oferta presentada por Ferrovial "no refleja el potencial valor" de la empresa, asegura que emprenderá negociaciones con la compañía española para garantizar los intereses de sus accionistas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad