Fiscalía pide tres años y medio de cárcel para dos ex directivos de Iberpotash

stop

El ministerio acusa a un tercero de delito contra los recursos naturales y el medio ambiente

03 de junio de 2014 (20:54 CET)

El juicio por la gestión de la empresa minera Iberpotash (Súria, Barcelona) empezará en diciembre. La Fiscalía ha puesto este martes sus cartas sobre la mesa y reclama tres años y medio de cárcel para dos ex directivos de la compañía, Rafael Eduardo Sánchez Illera y Antoni Sánchez Espina, y dos años y nueve meses para un tercero, José Ramón Membrillera. Todos ellos están acusados de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente.

La causa se dirimirá en los juzgados de Manresa (BCN). Sánchez Illera era director de producción de Iberpotash, mientras que Sánchez Espina era el técnico encargado de los temas medioamientales. Membrillera fue consejero delegado de Suria K y potasio del Llobregathasta 1999. Cesó del cargo tras la adquisición de las dos sociedades por parte de Iberpotash. La firma se creó en 1998 como una empresa subsidiaria de la israelita Dead Sea Works, dedicado a la potasa.

Investigación desde 1997

El proceso judicial que ahora se ha iniciado, aparece como acusación la entidad La Encina. El grupo se formó en 1997 a partir de unas investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía. El juicio ha tenido que esperar 15 años para que el Ministerio concluyera sus pesquisas. El tribunal deberá determinar si la gestión de los vertederos de residuos mineros ha sido deficiente en las explotaciones que la empresa tiene en dos localidades de Barcelona: Súria y Sallent.

La acusación asegura que la antigua Iberpotash contaminó las aguas superficiales y subterráneas del río Llobregat al abocar de forma incontrolada cloruros, metales pesados y otros sustancias peligrosas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad