Fitch deja a Repsol a un paso del 'bono basura'

stop

RATING

El presidente de Repsol, Antonio Brufau

08 de junio de 2012 (17:29 CET)

La agencia de calificación crediticia Fitch ha rebajado un escalón el rating de Repsol, que pasa de 'BBB' a 'BBB-', con lo que queda a sólo un peldaño del grado conocido como bono basura, una calificación que la agencia dio el pasado jueves a España.

Las dificultades económicas de España no es la única causa de la rebaja de calificación de Repsol. Fitch entiende que la petrolera que preside Antonio Brufau no percibirá del Gobierno argentino ninguna indemnización en efectivo por la expropiación de YPF ni a corto ni a medio plazo.

Además, la agencia piensa que Repsol tampoco recuperará el dinero prestado al grupo Petersen para que comprara el 25% de YPF hace unos años. Como garantías de este préstamo, Repsol se ha hecho con otro 6% de la petrolera argentina donde posee un 12% tras la expropiación.

Plan estratégico

La perspectiva asociada al rating de Repsol es negativa, teniendo en cuenta la incertidumbre sobre la ejecución de su plan estratégico en la actual fase, así como la debilidad de la economía española, según un comunicado de la agencia.

"La situación macroeconómica puede provocar una reducción de la demanda de los combustibles de transporte, lo que podría dañar el flujo de caja generado a nivel interno y afectar a la autofinanciación de los planes de la compañía", explica, antes de advertir de que los riesgos en la zona euro siguen creciendo.

La agencia espera que Repsol sea capaz de adoptar medidas de carácter financiero que permitan mejorar su estructura crediticia y reducir su nivel de apalancamiento en los próximos 18 meses.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad