Foment mantiene el pulso: un pacto fiscal para Catalunya para los próximos 25 años

stop

ASAMBLEA DE LA PATRONAL

02 de diciembre de 2013 (16:50 CET)

El empresariado, el que tiene una clara presencia en el mercado español, sigue firme en sus posiciones: la solución para un mejor entendimiento entre Catalunya y el resto de España es “el pacto fiscal”, un acuerdo que sea satisfactorio para los próximos 25 años.

El presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà, ha defendido, de nuevo, el pacto fiscal como solución, “aunque no hay soluciones perfectas”, justo antes de la reunión de la asamblea general de la patronal, que se celebra este lunes. Montellà, que ha pasado en los últimos meses por una situación complicada, tratando de mantener a la patronal al margen de los posicionamientos políticos sobre la independencia, ha reclamado que la consulta soberanista, si se convoca, “debe ser legal”.

Aunque para la dirección de CiU, --con declaraciones muy concluyentes de Josep Antoni Duran Lleida o de Josep Rull-- el pacto fiscal ya no podría ser una respuesta satisfactoria, por parte del Gobierno central, para Foment sigue siendo una fórmula posible y realista.

La pequeña y la gran empresa

“Hay que buscar una fórmula que ayude a que los empresarios catalanes nos encontremos cómodos (...) y que pueda paliar la sensación 'de cierto agravio' por cuestiones como la falta de inversiones estatales en infraestructuras en Catalunya”, ha insistido Gay de Montellà.

Gay de Montellà considera que se puede encontrar una salida “justa y equilibrada” válida para los próximos 25 años.
Existe, sin embargo, una duda, una diferencia importante. Y es que Gay de Montellà representa a Foment, que, pese a agrupar también a pequeñas y medianas empresas, es la imagen de la gran empresa. Y el tejido empresarial catalán tiene otros acentos. Gay de Montellà lo admite, y entiende que el pacto fiscal “es unánime”, aunque otros colectivos, como autónomos o pequeños empresarios pueden estar en otra onda, con un “enfoque más territorial”. En Pimec, o en Cecot el apoyo a las tesis independentistas es, por tanto, mayor. Pero Foment considera que si se llegara a concretar una oferta de pacto fiscal, las cosas se podrían reposicionar.

“Estamos satisfechos de estar en un mercado unitario", ha subrayado Gay de Montellà, expresando sus dudas sobre cómo acabará el debate en el seno del bloque independentista, porque “hasta ahora no hay ni pregunta ni fecha sobre la consulta”.

Mensaje a Álvaro Nadal

La posición de Foment, por tanto, es diáfana, pero se le recordará al jefe de la oficina económica en Moncloa, Álvaro Nadal, que estará este lunes con la cúpula de la patronal. “La relación es continua, y nuestro posicionamiento ya se conoce”, ha expresado Gay de Montellà en relación a su actuación de puente con el Gobierno central.

La patronal afronta su asamblea general con el ánimo de preparar a las empresas ante un año, en 2014, en el que se podrá comprobar, a juicio de Gay de Montellà, un crecimiento sostenido, aunque todavía débil. “Hay ya muchos indicadores de que la economía va en la buena dirección, con un aumento de la demanda interna”, ha asegurado.

Foment, sin embargo, ha tomado distancia con la posible nueva reforma laboral que prepara el Gobierno, anunciada por el ministro De Guindos en el encuentro económico en S'Agaró. Para Gay de Montellà la reducción del número de contratos puede ser una buena solución, “si se queda en siete u ocho contratos, pero no un contrato único, que no acabamos de ver”.

Foment, con el PSC

Y, respecto a la posible creación de minijobs, el presidente de Foment cree que los empresarios lo que quieren son “contratos de larga duración, con relaciones estables con la fuerza de trabajo”, aunque los minijobs puedan ser una buena fórmula como medida de choque a corto plazo.

Gay de Montellà ha asegurado, pese a las diferencias con el proyecto político que defiende CiU, que mantiene una “muy buena relación personal” con el Presidente Artur Mas, y que el conjunto de la patronal también la tiene con el Govern.

Sí, pero Foment ha establecido una comunión de intereses con el PSC de Pere Navarro, apartándose del proyecto soberanista de Artur Mas y del presidente de ERC, Oriol Junqueras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad