El presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, en la sede de Incarlopsa.
stop

Emiliano García-Page esquiva la sentencia que acredita que el carnicero de Mercadona violó la ley de bienestar animal con la complicidad del gobierno manchego

Madrid, 20 de marzo de 2018 (17:50 CET)

El presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page (PSOE), ha reducido a “falsos rumores” la sentencia judicial que acredita que Incarlopsa, proveedor cárnico de Mercadona, violó la ley de bienestar animal. El fallo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha argumenta que el gobierno manchego claudicó frente a los dictados de Incarlopsa.

Lejos de asumir culpas, el presidente manchego ha salido en defensa de la mayor empresa de la región, con una facturación de 600 millones de euros anuales. “Lo tengo que decir con claridad: si alguien piensa que hay algún tipo de favor a una empresa, que no lo diga, que lo digan los tribunales", respondió García-Page ante las preguntas de los periodistas que se interesaron por la sentencia contra su gobierno y que avanzó en exclusiva Economía Digital.

García-Page defendió a capa y espada a la mayor empresa manchega sin dirigirle una sola advertencia. “Que nadie juegue con una empresa que da miles de empleos”, dijo el presidente autonómico. “De la noche a la mañana nos podemos cargar empresas que generan miles de empleos, que generan una cantidad de riqueza impresionante en la comunidad autónoma por un falso rumor”, explicó el presidente.

Sentencia versus rumor

La sentencia judicial dictaminó que el gobierno de García-Page incurrió en una “arbitrariedad manifiesta” al perseguir a los funcionarios que denunciaron la violación de la ley de bienestar animal en el matadero de Tarancón (Cuenca).

La sentencia deja acreditado que el matadero de Incarlopsa sacrificaba a los cerdos sin estar aturdidos completamente, tal como exige la ley. Los animales eran degollados mientras estaban conscientes y el gobierno no sólo permitió el maltrato a sabiendas, sino que persiguió a quienes denunciaron las irregularidades.

El presidente manchego descarta dimisiones

García-Page también ha defendido a sus responsables políticos por la actuación por la que su administración ha sido condenada. “Eso no tiene nada que ver con el director de Función Pública ni con el director de Salud Pública”, respondió el presidente manchego ante la petición de CCOO de cesar al director de Salud Pública.

Sin mencionar al fabricante, presidido por el empresario Emilio Loriente, García-Page aseguró que “hay empresas ejemplares que pueden cometer un error”.

Incarlopsa es donante del gobierno de García-Page a través de la fundación Impulsa, a la que la empresa inyectó 400.000 euros entre 2016 y 2017, tal y como ha publicado este medio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad