Grifols compra a precio de saldo una empresa que investiga el alzheimer

stop

ADQUISICIÓN

Víctor Grifols y Manuel Sarasa (en el centro).

15 de marzo de 2012 (17:04 CET)

Grifols ha salvado del abismo a Araclon Biotech, una empresa aragonesa de 22 empleados especializada en crear métodos para el diagnóstico del alzheimer y en el estudio de una vacuna para esta enfermedad. La multinacional catalana ha comprado el 51% de la compañía zaragozana que había recortado de forma sustancial sus proyectos de investigación por falta de recursos.

Se trata de una compra casi a precio de saldo, según se infiere de las palabras de Victor Grifols, presidente y consejero delegado de la empresa de hemoderivados. “Ha sido una cantidad irrelevante”, aseguró el directivo que remarcó que no harán pública el monto de la transacción.

El 14 de febrero pasado, el doctor Manuel Sarasa, desesperado por el cierre inminente de la empresa, pidió una reunión urgente con Víctor Grifols, consejero delegado para exponerle la delicada situación de la empresa: por falta de recursos habían bajado desde hace años el ritmo de trabajo y se veían abocados a despedir a los 22 trabajadores. “Después de media hora de reunión, Victor Grifols me dijo: 'no te preocupes: te vamos a ayudar'”, explica Sarasa.

La solución implicó la inyección de capital para que Grifols, a través de la empresa Gri-cel, se hiciera con el 51% de las acciones.

Diagnóstico y vacunas

La inyección de capital permitirá a la empresa de Zaragoza retomar el máximo ritmo de investigación alcanzado antes de la crisis y también el mantenimiento de las oficinas de Zaragoza y del laboratorio en Logroño.

La empresa seguirá enfocada en dos líneas de investigación. La primera es el diagnóstico de la enfermedad mediante un kit patentado para la detección de los péptidos beta-amiloides los que se le atribuyen los daños neuronales. Y la segunda son las investigaciones con inmunoterapia destinadas a la creación de una vacuna que ya ha sido probada con bastante éxito en cinco especies de animales: ratas, ratones, ovejas, perros y conejos.

Grifols, que invierte unos dos millones de euros en investigación y desarrollo por semana, asegura que inyectará los recursos que necesite la compañía. “No son inversiones de las que esperemos una rentabilidad en el corto plazo. Esto nos puede crear descubrimientos y resultados en 20 años, pero es necesario para el avance de la ciencia”, concluyó el presidente de Grifols.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad