Estar presente en cada momento y no distraerse con otras tareas es una de las habilidades sociales más importantes.

Las 16 habilidades más útiles y difíciles de aprender

stop

Aprender las habilidades más importantes y útiles de la vida no cuesta ni un euro. Eso sí, precisan de práctica y paciencia

Economía Digital

Estar presente en cada momento y no distraerse con otras tareas es una de las habilidades sociales más importantes.

Barcelona, 01 de agosto de 2017 (18:00 CET)

Adquirir muchas de las habilidades más importantes en la vida no cuesta ni un euro. O al menos no tiene por qué. Se aprenden o se incorporan a nuestro comportamiento en el día a día. Para algunas personas implican un mayor tiempo de práctica y para otras resultan más naturales, pero nada presupone que resulten inalcanzables para nadie.  

Una usuaria de la red social Quora planteó hace un par de años una pregunta de respuesta compleja: ¿Cuáles son las habilidades más útiles y más difíciles de aprender? A continuación recogemos las contestaciones más interesantes que dieron los usuarios...

Gestionar tu tiempo  

Se trata de una de las habilidades más buscadas entre los responsables de recursos humanos de las empresas. “Aunque no hay una única manera, es importante encontrar un sistema que te funcione y ajustarte a él”, planteaba alguien.  

Empatizar

La empatía es una habilidad humana fundamental que muchas veces se olvida en el mundo de los negocios actual, apunta un empresario. “Puedes ser la persona más disciplinada, brillante e incluso pudiente en el mundo, pero si no te importa o no empatizas con otras personas, lo único que eres es un sociópata”.

Pedir ayuda

Una habilidad difícil de aprender para muchos. “Una vez me dijeron en una entrevista: ‘no puedes quedarte con este trabajo si no eres capaz de pedir ayuda cuando lo necesitas’”, escribía una usuaria de Quora. Aunque en ese momento respondió de manera natural que sí podría, más tarde descubriría como su antecesor en el puesto perdió los papeles (y el empleo) por no saber levantar la mano cuando lo precisaba.

Gestionar el tiempo de sueño

Hay personas que necesitan dormir más y otras menos -dentro del mínimo necesario para asegurar el buen funcionamiento del organismo-, pero los expertos coinciden en la necesidad de establecer una rutinas de sueño estables que aseguren el descanso nocturno.

Consistencia

No importa si se está estudiando para unas oposiciones o practicando un nuevo deporte, la consistencia resulta vital para alcanzar cualquier objetivo. Con todo, lo mismo aplica una vez que éste se ha conseguido: después de lograr un buen trabajo, mantenerlo sólo es posible con esfuerzo y disciplina.

No meterte donde no te llaman

“Lleva años aprender y dominar esto”, apuntaba una internauta. Meterse en asuntos ajenos supone generalmente una pérdida de tiempo y de recursos tremenda. Esta habilidad no es incompatible con la generosidad: al contrario, la clave está en cuándo y cómo prestar ayuda.

Pensamientos positivos

“En última instancia poco importa lo que los demás piensen de ti. Sin embargo, lo que tú piensas de ti mismo sí lo es. Y lleva tiempo construir ese nivel de confianza y habilidad para creer en uno mismo cuando nadie más lo hace”. Toda una declaración de intenciones.

Saber callarse (cuando toca)

A veces es necesario tener la boca cerrada. Probablemente en más ocasiones de las que creemos. “Cuando estamos enfadados, tristes, agitados o en caliente”. Por ejemplo. Es en esos casos cuando soltamos todo lo que pasa por nuestra cabeza, con consecuencias habitualmente perniciosas. Por ello, saber guardar silencio en estos momentos es una de las habilidades más difíciles de ejecutar y al mismo tiempo más útiles.

Escuchar

Íntimamente ligada a la anterior. Saber aplicar la escucha activa respecto a la persona que tienes enfrente es clave. Es decir, no escuchar por escuchar, sino siendo consciente de lo que te dicen. Un truco, apunta un usuario, es repetir a la persona que te está hablando las ideas fundamentales de su discurso.

Estar presente en cada momento

Casi una rareza en el mundo moderno. Según el investigador Matt Killingsworth en torno a la mitad de nuestro tiempo lo dedicamos a cosas sobre las que no ponemos toda la atención debida. En vez de centrarse en el momento presente, dejamos llevar la mente a otras tareas y lugares. Un impedimento para alcanzar la felicidad plena.

Dominar tus pensamientos

Para cualquier objetivo en la vida es importante saber dominar tus pensamientos. Y la dirección de estos. “El reto es que somos reflejo de nuestras experiencias pasadas y todo nuestro pensamiento es el resultado de esto. (…) Sin embargo, el pasado no es igual al futuro”.

Resistirse al cotilleo

La confianza es uno de los valores más difíciles de construir y mantener en una relación. Y una de las maneras más fáciles de perderla es cotillear sobre la gente a sus espaldas. Por ello es tan útil saber apartarse en ciertos momentos y evitar conversaciones que, a pesar de que pueden llamar mucho la atención, acaban por aportar nada.

Aprender una nueva lengua

Una habilidad que aporta muchos más beneficios que los obvios. “Un nuevo marco mental, nuevas emociones y una nueva manera de pensar”. Aprender un idioma ajeno abre perspectivas hasta entonces desconocidas. Además, por supuesto, de cuestiones tan útiles como poder viajar por el mundo o ampliar las oportunidades laborales.

Hablar en público

Para muchas personas, todo un reto. Incluso para personajes públicos asociados al éxito, como el financiero Warren Buffett. En una de sus biografías Buffet relata cómo le aterraba hablar en público, hasta el punto de vomitar cada vez que tenía que hacerlo. Logró superarlo con mucha práctica y ayuda externa.

Honestidad con los otros

Aunque en ocasiones pueda resultar extraño para la persona de enfrente, ser completamente honesto, aun con pensamientos no tan positivos sobre el otro, suele ser un buen ejercicio social y personal. Así lo defiende la directiva de Facebook Sheryl Sandberg, quien apuesta por una especia de franqueza radical también respecto a sus empleados. Un escenario intermedio entre preocuparse por tu interlocutor y estar dispuesto a molestarle.

Honestidad con uno mismo

La honestidad propia es una de las habilidades más difíciles, pero también uno de los recursos más útiles en la vida: permite conocerse y aprender de los errores que todos cometemos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad