Isolux activa hoy las mismas alarmas que Abengoa antes de caer

stop

Dispara las pérdidas anuales en plena refinanciación de 1.500 millones en deudas. Luis Delso, presidente del grupo, asegura que tiene capacidad de maniobra aunque el auditor avisa del grave deterioro

Economía Digital

Cámara de vigilancia sobre un logo de Isolux Corsán en Madrid, 9 de mayo de 2016. REUTERS/Sergio Pérez
Cámara de vigilancia sobre un logo de Isolux Corsán en Madrid, 9 de mayo de 2016. REUTERS/Sergio Pérez

Madrid, 13 de mayo de 2016 (18:00 CET)

El grupo de construcción e ingeniería Isolux Corsan incrementó sus pérdidas en 2015 hasta los 52 millones de euros, un 24% superiores a los 42 millones que perdió un año antes, por la cancelación de proyectos en Brasil.

El ebitda del grupo, que se encuentra inmerso en un proceso de reestructuración financiera, cayó en el periodo un 30% a 176 millones de euros. En una nota en la que no aportó cifras comparativas, copiando el ejemplo de Telepizza de omitir información esencial, Isolux sostiene que cerró el año pasado con una deuda corporativa de 1.583 millones de euros.

A principios de mes, fuentes bancarias confirmaron a Economía Digital que tres de los principales acreedores de la empresa acordaron inyectar liquidez de emergencia en Isolux antes de iniciar una reestructuración de deuda que frene un posible escenario de concurso de acreedores, similar, aunque de menor escala, al proceso que vive Abengoa.

Las advertencias del auditor

Los préstamos de emergencia, que buscan evitar el colapso financiero del grupo, serían solo el preludio de la refinanciación de un pasivo que una de las fuentes cifró en torno a los 4.500 millones de euros. Agencias de rating como Fitch o S&P llevan tiempo alertando sobre la situación financiera de uno de los mayores grupos no cotizados de España.

El auditor, PwC, advierte de que el fondo de maniobra es negativo y señala que buena parte de los puntos de salvación previstos en la reestructuración están "fuera del control de la compañía", como el precio al que, finalmente, el mercado aceptará drenar los activos en venta.

Margen de maniobra

En la actualidad, el presidente de Isolux, Luis Delso, y su vicepresidente, José Gomis, controlan la firma al poseer algo más del 50% del capital, en el que Caixabank cuenta con un 28% y el Fondo de Garantía de Depósitos, con otro 11% que heredó de la extinta Caja Castilla-La Mancha.

El equipo de Delso insiste en que tiene capacidad de maniobra, como explicaba la familia Benjumea a la comunidad inversora meses antes de la crisis de Abenga.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad