JP Morgan fue juez y parte en Inditex con Saracho

stop

El futuro presidente del Popular ingresa más de 250.000 euros por sentarse en el consejo de la multinacional gallega, mientras el banco norteamericano mantiene su participación y emite informes sobre las acciones

Rubén Rodríguez

Imagen de archivo de Emilio Saracho, futuro presidente del Banco Popular, en un evento en Ginebra, Suiza. REUTERS/Denis Balibouse
Imagen de archivo de Emilio Saracho, futuro presidente del Banco Popular, en un evento en Ginebra, Suiza. REUTERS/Denis Balibouse

A Coruña, 03 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

Entre los directivos que Amancio Ortega ha situado en Inditex como contrapeso a Pablo Isla, Emilio Saracho tiene una singularidad, derivada de su altas responsabilidades en JP Morgan. El banco norteamericano llegó a manejar en 2015 un 3,2% del capital de la multinacional, que se redujo a finales de ese curso al 2,9% su participación en una venta valorada en algo más de 300 millones.

Además de intercambiar acciones de la multinacional dueña de Zara, JP Morgan elabora desde 2014 informes sobre la cotización de Inditex, recomendaciones sobre el valor de las acciones y previsiones sobre la tendencia alcista o bajista de los títulos.

Fuentes próximas no cuestionan la independencia de Saracho por esta situación, pero ponen en duda su continuidad como consejero independiente una vez sea nombrado presidente de Banco Popular. Saracho ingresó 254.000 euros el año pasado por sus labores como consejero de Inditex, 200.000 euros en 2014.

No es el único rasgo que convierte a Saracho en excepción en el consejo de Inditex. Llegó a la multinacional gallega en julio de 2010 para transitar un espacio entre los cargos de confianza de Ortega y el predicamento de Isla. En los cónclaves se sientan José Arnau Sierra, Carlos Espinosa de los Monteros, Ortega e Isla, todos con acciones, junto a José Luis Durán, Rodrigo Echenique, la baronesa Kingsmill y Saracho, todos sin ellas.

Cuando el futuro presidente del Popular llegó a Inditex como consejero independiente le precedía su fama de banquero que habla claro, que carece de tiempo para enredarse en metáforas. Sus aciertos en JP Morgan, donde pasó de la presidencia en España y Portugal a ocupar una de las tres vicepresidencias mundiales de la entidad, y los desaciertos de Ángel Ron en el Popular, lo llevarán a la cabina de mandos del dueño del Pastor, generando una nueva anomalía en la multinacional gallega.

Nunca al lado de Ortega se sentó cargo tan relevante de la banca española. Aunque en el entorno de Saracho dan por hecho que querrá mantener sus cargos como consejero de IAG y de Inditex, informó Expansión, otra cosa es lo que opinen en la cúpula de la multinacional gallega, nada permeable a extravagancias.

La conexión entre Ortega y Botín

Antes de lograr galones en JP Morgan, Saracho estuvo al frente de las operaciones de Goldman Sachs en España y Portugal, para luego trabajar con el Santander de Emilio Botín. Participó en la creación de Banco Santander de Negocios con el equipo de Ana Botín. En esa etapa coincidió en el Santander con el histórico Francisco Luzón, que ocupó cargos del más alto nivel en la entidad financiera y se sentó en el consejo de Inditex durante más de una década.

La salida de Luzón cortó la conexión entre Ortega y Botín, recuperada con la incorporación de Saracho y reforzada en 2014 con Echenique. El presidente de Vocento y vicepresidente del Santander, es consejero independiente de la multinacional.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad