Uno de los 128 restaurantes que Nostrum tiene entre España y Francia.

La "agresiva expansión" de Nostrum: siete restaurantes menos en sólo un año

stop

La cadena de restauración acumula una veintena de cierres en España y pasa de 135 locales a 128 el año en que debía dar el salto a nivel europeo

Barcelona, 24 de enero de 2018 (04:55 CET)

“Al acabar el año 2017, Nostrum tendrá 160 restaurantes”, decían en primavera. Berlín, Ámsterdam, París, Londres, Viena y Copenhague: todas iban a tener su Nostrum en los próximos años. La expansión de Home Meal –propietaria de los restaurantes Nostrum—se fijó ambiciosos hitos y se endeudó para alcanzarlos, pero se quedó en el intento. En el año marcado en el calendario para el despegue internacional, la cadena pasó de 135 locales a sólo 128.

En febrero de 2016, la mayor cadena de restauración del país disfrutaba de 131 establecimientos en España y cuatro en Francia. Apenas once meses después, el volumen de inmuebles en la Península Ibérica se ha reducido a 112 inmuebles, 19 menos de los que tenía. El crecimiento llega en territorio galo, donde escala hasta los 14 inmuebles.

Ni hablar de las 30 aperturas anuales prometidas. “Abrimos menos tiendas pero más grandes, y nuestra cocina no alcanzaba para el suministro, por lo que se frenó la expansión”, justificaba en abril Quirze Salomó, consejero delegado de la empresa cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Hoy, la empresa ya no tiene argumentos para justificar el descenso. Ni ha contestado a los requerimientos informativos de Economía Digital.

Más de 50 restaurantes Nostrum han cerrado en los últimos tres años

De hecho, la sangría podría haber sido mayor de no ser por las aperturas realizadas a través de franquicias. Entre 2016 y 2017, este medio ha podido contabilizar seis cierres en Madrid, cinco en Valencia, dos en Bilbao, uno en Palma de Mallorca y otro en Castellón. Antes llegaron los de Santiago de Compostela y Valladolid. 18 clausuras para una cadena a la que ya sólo le quedan 16 locales en España fuera de Cataluña.

En su lugar de nacimiento, la empresa todavía posee 96 locales. Repartidos por el territorio de forma dispar, el área metropolitana de Barcelona acumula la gran mayoría después de que una oleada de cierres acechara el litoral catalán. Desde 2015, al menos 32 restaurantes bajaron la persiana.

Las clausuras también llegan a Francia, el segundo mercado en el que está presente la firma y donde ya han cerrado tres restaurantes en apenas tres años. El crecimiento, eso sí, existe aunque todavía quedan lejos los 250 establecimientos prometidos para el año 2022. Actualmente hay 14. La presencia internacional se completa con otros dos negocios en Andorra.

Los problemas de Nostrum: sin marca, escasa rentabilidad y dificultades de abastecimiento

Fuentes internas señalan tres razones para justificar el retroceso. “El primero de todos es que Nostrum no tiene marca fuera de Cataluña y le es muy complicado asentarse fuera de España”, inician. Por ello, cerró en la mayoría de capitales que trató de asaltar.

“El segundo motivo es la escasa rentabilidad del negocio, que funciona con precios muy ajustados”, continúan. La recuperación económica ha traído un descenso de las ventas en unas tiendas en las que se obliga a los franquiciados a introducir descuentos “imposibles” de rentabilizar. La oferta del 10 + 10 es un claro ejemplo: una veintena de platos por el precio de diez en el que los costes los deben tomar los propios establecimientos.

El tercer obstáculo viene con los problemas de abastecimiento de los restaurantes. “Es habitual que se envíen productos que no se han pedido y no tienen salida o que se esté semanas sin recibir platos con mucho éxito”, zanjan.

Nostrum: búsqueda constante de liquidez

Desde su debut en el MAB, en 2014, Nostrum necesitó ampliar capital en tres ocasiones por valor de 8,5 millones de euros.​ Las necesidades de liquidez son constantes en la sociedad catalana y, tras emitir pagarés en Luxemburgo, ahora buscan financiación a la estela de la fiebre del bitcoin. Será la primera empresa española en lanzar su propia criptomoneda, el Meal Token, con la que espera captar hasta 50 millones de euros.

En el primer semestre de 2017, la firma catalana empeoró sus cifras frente al mismo periodo del año anterior. La empresa elevó las ventas desde los 7,3 millones a los 7,8 millones, un crecimiento de apenas el 6%. Además, hizo hincapié en las pérdidas, que pasaron de 1,3 millones a 1,7 millones.

Y mientras los números rojos crecían, también lo hicieron las deudas. Por ello, los auditores ya están en alerta: “hasta que los hitos del plan de negocio no se materialicen, existe una incertidumbre material sobre la capacidad de la sociedad para realizar sus activos, en especial los de naturaleza fiscal, y atender los pasivos por los importes y plazos indicados”, señalan en el informe del primer semestre de 2017.

Para cuadrar las cuentas de 2016, incluso tuvo que recurrir a la venta de siete restaurantes a su directora de Expansión a pocos días de acabar el ejercicio.

Líos de licencias e impuestos

Las cuentas no son el único problema que afronta Nostrum. Como explicó Economía Digital, el Ayuntamiento de Barcelona ha abierto varias inspecciones por el uso de licencias incorrectas en la ciudad.  Según explicaron fuentes municipales, una veintena de locales de la capital catalana se valen de permisos de 'venta de platos preparados' o 'charcutería', que no les permite tener mesas en el establecimiento, para operar.

Además, la compañía de Quirze Salomó aplica el IVA de forma incorrecta a sus productos. En lugar de gravar todos los productos al 10%, como corresponde en el sector de la hostelería, utiliza los tres tipos del sector comercial: el 4% para productos como el pan, 10% para la mayor parte de los platos y 21% para las bebidas alcohólicas. 

Hemeroteca

Franquicias Nostrum
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad