La presidenta de a ANC, Elisenda Paluzie, este viernes con miembros electos de las cámaras de comercio catalanas. La ANC pondrá la Cámara de Comercio de Barcelona a trabajar en favor de la independencia. /ED

La ANC usa la Cámara para culpar a España de la fuga de empresas

stop

La Asamblea Nacional Catalana convertirá la Cámara de Barcelona en un centro de estudios a favor de la viabilidad de la independencia

Josep Maria Casas

Economía Digital

La presidenta de a ANC, Elisenda Paluzie, este viernes con miembros electos de las cámaras de comercio catalanas. La ANC pondrá la Cámara de Comercio de Barcelona a trabajar en favor de la independencia. /ED

Barcelona, 17 de mayo de 2019 (13:24 CET)

La Cámara de Comercio de Barcelona tendrá en julio otro presidente y sus estudios económicos cambiarán de orientación. El presidente será independentista y los estudios se centrarán en la viabilidad de una Cataluña separada de España. Uno de sus focos será la fuga de empresas y explicar su por qué, apuntando a un culpable ajeno al procés.

En las elecciones de la Cámara de Barcelona se impuso por mayoría absoluta la lista de empresarios auspiciada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y el Centre Català de Negocis (CCN). Obtuvieron 21 de los 40 miembros, el 77,5% de los miembros del plenario que salieron de las elecciones.

En una rueda de prensa, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, recordó este viernes que el “objetivo fundacional” de esta asociación es conseguir la independencia de Cataluña. Indicó que han impulsado candidaturas a las cámaras de comercio catalanas después de constatar la “existencia de grandes empresas de carácter monopolístico que contribuyeron a la campaña del miedo a la independencia” con motivo del referéndum del 1 de octubre de 2017. Insistió en que el traslado de sus sedes sociales fuera de Cataluña obedecía a una estrategia para generar miedo.

Paluzie confirmó que uno de los objetivos de la Cámara de Barcelona será elaborar estudios sobre los motivos de la marcha de determinadas empresas o las fugas de capitales con motivo del referéndum del 1-O. Se trata de “contrarrestar las campañas del miedo”. También analizarán la “viabilidad económica de la independencia”.

Debate a puerta cerrada

La ANC ha iniciado un proceso para elegir a los miembros del comité ejecutivo de la Cámara de Barcelona y, entre ellos, al presidente que sustituirá a Miquel Valls después de 17 años en el cargo. El debate será a puerta cerrada. Ni siquiera han confirmado el nombre de los candidatos pese a que ya son públicos.

Se han presentado 17 empresarios, que incluyen tres mujeres, para formar parte del comité ejecutivo. De ellos, cuatro aspiran a la presidencia. Aunque la ANC evita avanzar sus nombres, están confirmadas las candidaturas de Pere Barrios, Joan Canadell y Mònica Roca.

Jesús Serra, uno de los miembros electos, precisó que el próximo 22 de mayo se reunirán los 40 miembros de la candidatura (incluidos los nueve que no consiguieron el puesto) para decidir los miembros del nuevo comité ejecutivo de la Cámara de Barcelona y al presidente. Los estatutos internos permiten apurar los plazos hasta principios de julio.

Lo que no permiten los estatutos es una presidencia paritaria y compartida como quería la ANC. Sus servicios jurídicos todavía están estudiando la fórmula. Una solución es que quién ocupe la presidencia los dos primeros años dimita para dar paso a su sucesora.

Sobre los 14 puestos de la Cámara que corresponden a las empresas de mayor aportación económica, los miembros de la ANC apuntaron que dialogarán con estas corporaciones antes de tomar una decisión. Entre los miembros patrocinadores se encuentran Caixabank, Naturgy o Abertis.

No obstante, sintonizaron con las declaraciones de la consejera de Empresa de la Generalitat, Àngels Chacón (Pdect), que se mostró partidaria de que no estén en el pleno de las cámaras de comercio. La Generalitat planea una nueva ley de cámaras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad