Candidatos de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) durante la noche electoral en la Llotja de Mar, sede institucional de la Cambra. /ED

Los independentistas se aseguran la mayoría absoluta en la Cambra

stop

La junta electoral de las elecciones a la Cambra quita un puesto a la ANC, pero no la mayoría absoluta

Josep Maria Casas

Economía Digital

Candidatos de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) durante la noche electoral en la Llotja de Mar, sede institucional de la Cambra. /ED

13 de mayo de 2019 (23:07 CET)

Después de cinco días de suspense, la junta electoral central de las cámaras de comercio de Cataluña confirmó que los independentistas se impusieron en las elecciones de la Cambra de Barcelona del pasado miércoles. Sin embargo, les quitó una silla, aunque no la mayoría absoluta.

Según el escrutinio difundido este lunes, la lista auspiciada por la Asamblea Nacional Catalana y el Centre Català de Negocis ha obtenido 30 puestos, precisamente la mitad de los 60 que conformarán el próximo pleno de la Cambra, cuando el recuento provisional les había dado uno más.

Sin embargo, los independentistas podrán gobernar por mayoría absoluta de 31 en un pleno de 60 miembros porque una de las empresas electas, Bon preu, liderada por Joan Font, se presentó en la lista de Enric Crous aunque también brindó su apoyo a la de la ANC.

Las candidaturas de Enric Crous y Carles Tasquets se quedan como estaban. También se mantiene la única representante de la asociación de mujeres ejecutivas 50a50.

La única novedad del recuento definitivo es que, en uno de los epígrafes, la empresa Cartridges Systems, representada por Raquel Morera, ha quitado el puesto a Francesc Cara Sola, de la ANC. Morera, que también se dedica a las carreras automovilísticas, será la única representante de la lista de Masià.

Elecciones caóticas

Las elecciones a la Cambra han sido caóticas desde el primer momento. Los resultados definitivos no se han facilitado hasta este lunes a las 22.30 horas de la noche, pese a que han transcurridos cinco días (tres laborables y dos festivos) desde que finalizaran las votaciones el pasado miércoles.

Según un comunicado de la Consejería de Empresa, la junta electoral ha analizado 983 votos dudosos (955 correspondían a las elecciones de la cámara de Barcelona, 20 a la de Terrassa y 8 a la de Lleida) de los que únicamente ha admitido como válidos 304. Los otros 679 restantes han sido declarados nulos. Se emitieron 19.243 votos, que equivalen al 4,5% del censo.

Pese a que se utilizó el voto electrónico, su validación ha sido escandalosamente lenta. Hasta última hora de este lunes no se comunicó del escrutinio oficial.

Fuentes próximas a la Cambra apuntaron a “problemas informáticos” como causa de la demora. La empresa Scytl encargada de implementar el sistema de voto electrónico registró diversos percances durante el proceso.

Previsiblemente, en los próximos días se presentarán impugnaciones relacionadas con supuestas deficiencias del proceso electoral.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad