Candidatos de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) durante la noche electoral en la Llotja de Mar, sede institucional de la Cambra. /ED

Los independentistas obtienen la mayoría absoluta en la Cambra

stop

Escándalo en las elecciones de la Cambra de Barcelona: los resultados definitivos tardarán tres días pese a que la votación era electrónica

Josep Maria Casas

Economía Digital

Candidatos de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) durante la noche electoral en la Llotja de Mar, sede institucional de la Cambra. /ED

Barcelona, 09 de mayo de 2019 (04:55 CET)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) arrasó en las elecciones de la Cambra de Comerç de Barcelona que finalizaron este miércoles. De los 40 puestos en el pleno cameral que se eligen en estos comicios empresariales, los independentistas de la ANC, liderados por Joan Canadell, obtuvieron 31 escaños, según los datos provisionales.

El resto de candidatos a la presidencia quedaron muy lejos: la lista liderada por Enric Crous sacó seis puestos; la de  Carles Tusquets, tres; y la asociación de mujeres ejecutivas 50a50, uno. Ramon Masià no obtuvo ninguno. Curiosamente, ni Crous ni Macià consiguieron imponerse en los epígrafes empresariales por los que se presentaron y han quedado fuera del pleno.

Miembros de la lista de la ANC insistían en la madrugada de este jueves que no eran 31 los miembros que habían conseguido sino 32. De todas formas, con los datos provisionales, obtendrían  la mayoría absoluta por los pelos y podrían cumplir su objetivo: convertir la Cambra en una “herramienta de país” a favor del proceso independentista.

Los resultados no son oficiales. Votaron 17.224 electores. Sin embargo, se apartaron  955 votos dudosos del recuento para validarlos posteriormente. Equivalen a un 6,3% del total. Estos votos pueden desbaratar los resultados del escrutinio final. La proclamación oficial de los resultados tardará tres días.

Las otras candidaturas están mirando con lupa los resultados provisionales. Le generan muchísimas dudas. Los números no les cuadran. En algunos casos, el recuento provisional asigna a determiadas empresas candidatas menos votos de los que tenían controlados.

En estas elecciones se han elegido 40 de los 60 miembros del próximo pleno de la Cambra. Respecto a los 20 restantes, 14 corresponden a las empresas que voluntariamente han efectuado una mayor aportación económica, que se proclamaron con anterioridad, y 6 a las patronales que aún están pendientes. Serán estos 60 miembros los que elijan el próximo junio, por mayoría, quién será el sustituto de Miquel Valls al frente de la cámara barcelonesa.

Elecciones caóticas

Los colegios electorales cerraron a las seis de la tarde de este miércoles y, a medianoche, todavía no se habían facilitado los resultados pese a que el sistema de voto fue electrónico.

A las 23.30 de la noche, compareció el director general de la Cambra, Xavier Carbonell, para anunciar ante los candidatos y la prensa que la junta electoral central no facilitaría los resultados hasta este jueves. Así se lo comunicó la presidenta de la junta, Marta Felip, número dos de la Consejería de Empresa de la Generalitat.

Sin embargo, media hora después, cuando ya se habían filtrado los datos a algunos medios, se personó el secretario general de la Cambra, Xavier Coronas, para leer los resultados provisionales por epígrafes (ver documento​). Advirtió de que se habían apartado 955 votos dudosos.

Antes de leer los datos, los candidatos y seguidores de la ANC que esperaban en la Llotja de Mar, sede de la Cambra, estaban celebrando la victoria. Entre los asistentes estaba su presidenta, Elisenda Paluzie.

Impugnaciones anunciadas

Han sido las elecciones más reñidas de la historia de la cámara barcelonesa. Y también las más polémicas. No han estado exentas de incidentes. Este miércoles, dos grupos de ciudadanos de origen pakistaní se han enfrentado a golpes frente a la Cambra. Cada grupo apoyaba un candidato distinto.

El proceso electoral en la cámara barcelonesa todavía no ha concluido. De los 60 miembros del pleno, se han elegido los 40 que corresponden a los diversos epígrafes económicos y se han proclamado las 14 empresas que ocuparán un escaño porque han efectuado las mayores aportaciones económicas a la institución. Quedan pendientes los 6 puestos que corresponden a las patronales.

Estos 6 representantes de las patronales catalanas se elegirán el próximo 5 de junio. Surgirán de la votación de los 54 candidatos proclamados (los 40 elegidos por los correspondientes epígrafes empresariales y los 14 de las empresas de mayor aportación económica).

Una vez proclamados los 60 miembros del pleno, se elegirá al nuevo presidente. Sustituirá a Miquel Valls, que lleva 17 años en el cargo. El relevo será en junio. No obstante, Valls continuará como vicepresidente de la Cámara de Comercio de España.

Los resultados de estas elecciones camerales todavía están pendientes de un proceso judicial y de las previsibles impugnaciones. Estarán relacionada con el sistema de voto electrónico, la única modalidad prevista por la Generalitat, y con la delegación del sufragio.

Una empresa electora denunció que no se contemplase el voto por correo (previsto en la legislación española de cámaras) ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que aún no se ha pronunciado.

También se han anunciado impugnaciones porque el sistema de votación electrónica implantado por la Generalitat no ha previsto una doble validación. Eso puede facilitar las delegaciones de voto (que una gestoría vote por sus clientes), pese a la que la Junta electoral advirtió que son ilegales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad