Una de las mesas instaladas con motivo de las elecciones en la Cámara de Comercio de Barcelona del pasado mayo. /ED

Un censo sin actualizar limita el voto en las elecciones a la Cambra

stop

Las dificultades para votar en las elecciones a las cámaras de comercio explican la baja participación

Josep Maria Casas

Economía Digital

Una de las mesas instaladas con motivo de las elecciones en la Cámara de Comercio de Barcelona del pasado mayo. /ED

Barcelona, 08 de mayo de 2019 (14:29 CET)

Este miércoles finalizan las elecciones a las cámaras de comercio catalanas. Esta última jornada se reserva al voto presencial, aunque se realizará mediante dispositivos electrónicos. A diferencia de las elecciones en las cámaras españolas, en la Cambra de Barcelona se ha registrado una mayor afluencia pese a que no todos los empresarios que han intentado votar han podido hacerlo. El censo electoral no está actualizado.

Muchos electores no constan en el censo. La mayoría son autónomos. Desde las candidaturas se atribuye la responsabilidad al Ministerio de Economía y Empresa, que es el organismo encargado de su elaboración. Los datos no se han actualizado.

En la Cambra de Barcelona se formaron colas de electores en el exterior cuando abrieron las mesas electorales a las diez de la mañana. El goteo de electores era constante, pero algunos se fueron sin votar y no solo por las deficiencias del censo.

Por ejemplo, un elector se quejó de que no le permitieron el voto porque se acreditó mediante el carnet de conducir por la pérdida del DNI: “Si en las elecciones generales del 28 de abril no tuve ningún problema, ¿porque aquí no me dejan votar con el carnet de conducir?”, lamentó a la salida. La normativa es estricta y solo contempla la acreditación mediante DNI o pasaporte.

La junta electoral central, que preside Marta Felip, número dos de la Consejería de Empresa de la Generalitat, ha recibido numerosas quejas por parte de los equipos de los candidatos y de los propios electores.

Aunque una comunicación de la junta electoral advirtió de la ilegalidad del voto delegado en este proceso de votación electrónico, se han realizado votos por delegación, según se apunta desde la candidatura de Carles Tusquets.

Tusquets avanza que no impugnarán estas elecciones sea cual sea su resultado, aunque han presentado quejas ante la junta electoral por las delegaciones de voto.

Alud de impugnaciones

En realidad, estas alegaciones ya están judicializadas y se espera un alud de impugnaciones. La mayoría porque desde que se inició la votación el jueves de la semana pasada se ha permitido votar con un simple certificado digital. Así no se cumple la normativa estatal que exige una doble validación para comprobar la identidad del elector. Tan solo en la jornada electoral de este miércoles se ha cumplido con la doble verificación: a los empresarios que acudieron a las mesas electorales se les entregó unos códigos para votar después de acreditarse.

Los dos principales candidatos, Carles Tusquets y Enric Crous, coincidieron en calificar esta campaña de “dura”. Ambos aseguraron que se mantendrán en el pleno, aunque sea en la oposición, sino consiguen presidir la cámara.

Crous tuvoque desplazarse hasta la esquina de la calle para dirigirse a la prensa porque una circular de la secretaria general de la Cambra, difundida el martes por la noche, recordaba que estaba “prohibido llevar a cabo acciones de propaganda en los colegios o en sus proximidades”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad