Joan Canadell, candidato a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona. /YOUTUBE/ICEC
stop

La candidatura independentista que ganó las elecciones a la Cambra de Barcelona tiene en mente separarse de la Cámara de España

Barcelona, 12 de mayo de 2019 (20:28 CET)

En su programa electoral, la candidatura independentista que se ha impuesto en las recientes elecciones a la Cambra de Comerç de Barcelona propone convertir esta corporación en una “entidad al servicio de la república” catalana.

Esta candidatura empresarial, llamada “Eines de país” (herramientas de país), cuenta con el apoyo de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y del Centre Català de Negocis (CCC) que preside Joan Canadell.

Pese a que hasta este lunes no se proclamarán los resultados oficiales (quedan por verificar la validez de 995 votos, el 6,3% del total), Canadell deja por sentado que los independentistas gobernarán la Cambra y que trabajarán de forma “activa” por el procés. Esto también implica separarse de la Cámara de Comercio de España que preside José Luis Bonet, aunque no ponen fecha.

En declaraciones a Economía Digital, Canadell subraya que “tenemos claro lo que defendemos: el tejido empresarial catalán, que es la pequeña y mediana empresa, y el compromiso de país”.

Con respecto a la Cámara de España, Canadell indica que mantendrán las relaciones –“¡faltaría más!”, exclama– con Bonet pero “con el ojo puesto en que, más tarde o más temprano, nos tendremos que desvincula”.

Anuncia que, de momento, “trabajaremos conjuntamente en todo aquello que sea positivo para nuestras empresas. La cordialidad siempre será nuestra manera de actuar, pero con la vista puesta en una futura separación”.

Indica que queda pendiente de valoración la posibilidad de pedir a Miquel Valls que renuncie a la vicepresidencia de la Cámara de España. Valls ocupa este cargo como actual presidente de la Cambra de Barcelona, cargo en el que cesará el próximo junio. En realidad, Valls no tiene porque dejar la vicepresidencia de la cámara española porque está decisión depende de Bonet.

Separación sin fecha

Canadell evita poner fecha a la separación. Sus rivales en las elecciones le recuerdan que las subvenciones europeas que recibe la Cambra (que en alguna anualidad han superado los 5 millones de euros, más de una cuarta parte del presupuesto) proceden de la Cámara de España, que es la que los reparte.

La candidatura independentista también ha puesto la proa contra las 14 grandes corporaciones que ocupan un escaño en el pleno de la Cambra por ser las que han efectuado la mayor aportación económica. La normativa concede plazas a las empresas patrocinadoras, entre las que se encuentran Caixabank, Naturgy y Abertis. Los empresarios afines a la ANC están dispuestos a echar de la Cambra a las empresas del IBEX pese a que aportan más de un millón de euros.

Desde las empresas patrocinadoras se guarda silencio. Fuentes próximas a estas corporaciones indican que no tomarán ninguna decisión precipitada. Esperarán a ver lo que sucede en la Cambra antes de renovar su aportación anual. El importe mínimo es de 75.000 euros anuales.

Candidatos a la presidencia de la Cambra

La candidatura independentista ha abierto un debate  interno sobre quién ostentará la presidencia, las vicepresidencias y sobre la composición del comité ejecutivo. Han decidido que un empresario y una empresaria se repartirán la presidencia dos años cada uno.

Aunque no todavía no han decidido los nombres, se apunta que los presidentes serían Pere Barrios, de la empresa metalúrgica Recam Láser, y Mònica Roca, de la tecnológica Isardsat. Canadell, de Petrolis Independents, se ha postulado para la cúpula, pero no se ha decidido para que puesto.

Curiosamente, Barrios dejo el cargo de presidente de la patronal Pimec en el Vallés Oriental para presentarse en la lista de la ANC. Pimec apoyó a Enric Crous para la presidencia y, por este motivo, forzó la dimisión de Barrios. Ahora este está en condiciones de liderar la Cambra mientras que Crous ni siquiera salió elegido por el epígrafe empresarial por el que se presentó.

Anuncio de impugnaciones

Si este lunes se confirman los resultados provisionales que la mayoría a los independentistas, eso supondrá un cambio radical en la Cambra, una institución con 133 años de historia. Entre otros organismos económicos, la Cambra tiene incidencia en Fira de Barcelona, Turisme de Barcelona, el Consorcio de la Zona Franca, el puerto o el comité de rutas aéreas.

Desde diversos sectores empresariales se han anunciado impugnaciones por el sistema electoral de las cámaras catalanas. La Generalitat impuso que se dirimieran únicamente mediante el voto electrónico. En su momento, ya se interpuso un contencioso ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad