El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. EFE

La apuesta por el fútbol da la razón a Pallete (de momento)

stop

Telefónica fue el gran vencedor de la portabilidad en agosto con 90.000 líneas móviles y 35.000 de banda ancha

Barcelona, 30 de octubre de 2018 (13:42 CET)

El dilema de Telefónica por concentrar su negocio televisivo en el fútbol o las series se resolvió en junio. El operador azul apostó finalmente por los dos y decidió pagar 4.020 millones por los derechos televisivos de la Liga y la Champions. Ahora, a falta de saber cuánto tardará en rentabilizar su apuesta, los datos que van conociéndose apuntan a que la decisión fue acertada.

Las últimas cifras las da la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC). Movistar cosechó portabilidades positivas de 91.650 clientes móviles y 35.800 de banda ancha, superando así incluso a Más Móvil, quien desde principios de año mandaba en el robo de clientes. 

Esta tendencia habría continuado durante el mes de septiembre, según las cifras que manejan fuentes del sector pero que todavía no se han hecho oficiales. Apuntan que en el noveno mes del año Telefónica ganó unas 54.300 líneas, entre fijas y móviles. En concreto, se repartirían en 20.880 portabilidades fijas 33.460 líneas nuevas móviles. 

Los resultados de la compañía presidida por José María Álvarez Pallete llegaron en un momento en el que la guerra del fútbol estaba más viva que nunca —la prueba es que agosto fue el segundo mes del año con más portabilidades, solo por detrás de enero—, con promociones agresivas que incluían hasta un 50% de descuento. 

Las cifras confirman por qué Telefónica anunció un mes después, a finales de septiembre, que ya había cumplido sus previsiones de captación y que se disponía a cambiar su política comercial, empezando por remodelar sus paquetes convergentes

El adiós al fútbol en Vodafone

La otra cara de la moneda es Vodafone, operador que este año renunció a pujar por los derechos del fútbol y que todos los analistas apuntaban a que podría sufrir una fuga de hasta 400.000 clientes. De momento, de acuerdo a los datos de Competencia, pierde casi las mismas líneas que gana Movistar: fuga de 96.960 clientes móviles y 34.600 de banda ancha. 

La carta que juega el operador británico es la de la rentabilidad. Defendió su salida del negocio del fútbol porque entendía que la espiral de precios había llegado demasiado lejos, aunque este año todavía ofrece ocho partidos de la Liga (sin El Partidazo), toda la Segunda División y la Copa del Rey. “Es más rentable perder a todos los clientes que pagar por tener el fútbol en España”, explicó en febrero el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, quien meses después cumpliría con su amenaza. 

Telefónica hizo todo lo contrario. En un primer momento se mostró titubeante, pero terminó pagando 2.940 millones por la adquisición de los derechos de emisión de los partidos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) para las tres temporadas 2019–2022 (980 para cada una de las tres temporadas) y otros 1.080 por la emisión de la UEFA Champions League y la UEFA Europa League para las próximas tres temporadas (2018–2021). Este pago se reparte en 360 millones por cada una de las campañas. 

Ahora queda por ver cómo rentabiliza este gasto agregado superior a 4.000 millones con ingresos minoristas , con los clientes captados durante estos meses , y los mayoristas, con los que obtiene de operadores como Orange, que también apuestan por emitir también todo el fútbol en sus canales de televisión. Los primeros resultados se conocerán mañana, miércoles, en la presentación de las cuentas del tercer trimestre.

Hemeroteca

Telefónica Movistar
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad