La catalana Grifols sólo invertirá fuera de España

stop

La multinacional de hemoderivados abrirá cuatro plantas en los próximos cinco años con una inversión de 326 millones de euros

El presidente de Grifols, Víctor Grífols, con su hermano Raimon. EFE

Barcelona, 08 de marzo de 2016 (09:48 CET)

La farmacéutica catalana Grifols tiene prácticamente la totalidad de su negocio fuera de España. Estados Unidos y Canadá supone ya casi dos tercios de su facturación, según los últimos resultados presentados por la compañía. Quizá por ello, la multinacional de hemoderivados centrará sus inversiones en nuevas plantas fuera de España, en su nuevo campus de Irlanda y sobretodo en Estados Unidos (EEUU).

La compañía que preside Víctor Grífols ha presentado este martes su plan de inversiones para el periodo 2016-2021 de la división Bioscience, la más importante del grupo con un 77% de los ingresos. En total, Grifols invertirá 360 millones de dólares (326 millones de euros) hasta 2021 en cuatro nuevas plantas de fraccionamiento y de purificación de plasma.
 
Quien se llevará la mayor parte de estas inversiones será el campus industrial de la compañía en Clayton, en el estado norteamericano de Carolina del Norte. EEUU es el principal mercado de Grifols y también donde tiene mayor actividad, que crecerá con dos nuevas plantas, con una inversión total de 210 millones de dólares.

Centrados en EEUU e Irlanda

Grifols construirá en Clayton una planta de fraccionamiento de plasma con una capacidad de seis millones de litros al año y una inversión de 90 millones de dólares. Las obras se iniciarán en el primer trimestre de 2017 y se prevé que esté en funcionamiento en 2022. Para apoyar esta actividad, se construirán también tres plantas de purificación y llenado estéril.

La otra nueva planta en EEUU será de purificación, con una capacidad que le permitirá producir entre 25 y 30 millones de gramos al año Gamunex. Con una inversión de 120 millones de dólares, estará en funcionamiento a finales de 2021, según las previsiones de la compañía.

Grifols inauguró el año pasado su nuevo campus de Dublín, donde ha trasladado la tesorería de su división Bioscience. Allí invertirá 85 millones de dólares para abrir una planta de purificación con capacidad para producir entre 130 y 150 millones de gramos de albúmina al año. La compañía quiere acelerar su construcción para que entre en funcionamiento a principios de 2020.

Una inversión se queda en Barcelona

La cuarta de las plantas previstas para los próximos años se abrirá en las principales instalaciones de Grifols en España, en Parets del Vallès (Barcelona). Será una planta de purificación para la obtención de Prolastin. Esta planta, en la que se invertirá un total de 65 millones de dólares, está ya construida y se encuentra en fase de validación. La farmacéutica espera tener todos los permisos para que empiece a operar a finales de 2017 o inicios de 2018.  

Además, la compañía está abriendo 75 nuevos centros de obtención de plasma y, para cubrir este incremento de materia prima, ha construido dos centros de almacenamiento de plasma. Uno en Clayton y el otro en Dublín, que estarán operativos a finales de este año.  

Grifols prevé que, con todas estas inversiones, garantiza el abastecimiento de sus mercados hasta al menos 2028.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad