La Catalunya industrial y financiera despide a Ricard Fornesa, el último ‘cabaler’

stop

Fallece a los 82 años el ex presidente de La Caixa, Ricard Fornesa; fue el arquitecto de uno de los mayores grupos industriales de España: la actual Criteria, con participaciones en Telefónica, Repsol, Gas Natural, Agbar y Abertis entre otras

Ricard Fornesa / EFE

01 de marzo de 2014 (23:32 CET)

“La Catalunya moderna es fruto de los cabalers”, dijo Ricard Fornesa no hace mucho, tratando de explicar su propia experiencia. Los Fornesa de la Seu d’Urgell tenían tierras y caudales y hasta un pequeño banco, la Banca Fornesa, una de aquellas fichas familiares que menudearon en el país antes de la penúltima crisis (la del Banco de Navarra, Industrial del Pirineo, Coca o Catalana, entre otros).

El mayor de sus hermanos heredó; y él, Ricard, estudió. Se convirtió en letrado del Estado. Estuvo vinculado al Ayuntamiento de Barcelona en la etapa de Porcioles y sucedió en la cúpula de Aguas de Barcelona a Mariano Calviño de Sabucedo y Gras, hombre evolutivo del Movimiento, uno de los 40 de Ayete, camarada frugal de Samaranch, Godia o de los hermanos Domingo y Pepe Valls.

Fornesa no tuvo relación con los industriales del Régimen. La última vez que le preguntaron por un autor (la revista profesional Abogados del Estado) citó a Anthony Giddens, director de la London e ideólogo de Tony Blair; de cine, respondió con un Amenábar (Mar adentro).

Fornesa era un hombre culto, sin remilgos ni presunciones. Convirtió Aguas de Barcelona en Agbar, una corporación que debía impulsar Antoni Masferrer, un ex centrista de la Transición que tuvo que abandonar la utility para asumir la presidencia de Ferrocarriles de la Generalitat. Masferrer y Josep Lluís Jové, ex director de Fira Barcelona, pugnaron por suceder a Fornesa. Hubo tablas a favor del segundo; hasta que apareció un mirlo blanco, Ángel Simón, el actual presidente de la sociedad de servicios.

Fusiones frustradas

Antes de pensar en su sucesión, Fornesa trató de crear el mayor holding de España, con la fusión entre Agbar y Gas Natural. No pudo; nunca llegó a ser. Pero, en cambio, si llegó la fusión tapada y la más lógica: La Caixa y Caixa de Barcelona (la caja de los marqueses) se fusionaron en el 89.

Pero Fornesa esta vez no participó. Fue una operación de Josep Vilarasu y en ella estuvo implicado Josep Joan Pintó Ruiz, otro gran jurista y entonces presidente de la caja pequeña, la absorbida. Desde Agbar, Fornesa participó en las grandes operaciones del grupo industrial de La Caixa, como Abertis, Gas Natural, Telefónica o la misma Agbar. Desempeñó el cargo de secretario del consejo de administración de la entidad de ahorro.

En 2003, tras la renuncia de Vilarasau, Fornesa se convirtió en presidente de La Caixa, un puesto que abandonó por edad en 2007 con la incorporación al cargo de Isidro Fainé. En su etapa de presidente de la actual Caixabank, Fornesa fue protagonista de la venta de Inmobiliaria Colonial y de la frustrada opa de Gas Natural sobre Endesa. Aquella opa fracasó por motivos políticos. Pizarro, presidente de la compañía eléctrica, utilizó resortes defensivos inimaginables, cuyo contenido verbalizó Esperanza Aguirre: “Endesa, antes alemana que catalana”. La alarmante anticatalanidad de Aguirre y Aznar reveló un Fornesa, en su última etapa, menos solemne y más endurecido.

Un adiós sentido

El sueño de Fornesa, la creación de la gran holding, se había ido gestando al final de los ochenta, a través de una sociedad instrumental pensada para agrupar los intereses de Gas Natural-Aguas- Asland y Fecsa, y dirigida por Ramon Mas Sumalla, ex de Mercabarna y actual directivo de Planeta. Era una plataforma en la que Fornesa diseñaba su cartografía industrial para el futuro. Un lugar de reunión con Luis Magaña (Fecsa), Pere Duran Farell (Gas Natural) o el entonces consejero de Asland, José Felipe Bertrand de Caralt , conocido con el sobrenombre de penúltimo heredero por su hilo dinástico con el gran abogado Bertrand i Mussitu.

Ricard Fornesa era padre de seis hijos, uno de ellos el abogado Tomás Fornesa, un lawyer vinculado a las mejores operaciones mercantiles de la Barcelona actual. Otro de sus hijos, Ivo Fornesa, es autor de libros de misterio y cartógrafo de riesgo. La despedida de Fornesa concentra hoy a la Barcelona industrial y financiera. Será un adiós sentido. Se nos va el último cabaler.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad