La cesión de asientos se duplica en el Barça con la crisis

stop

Las plazas liberadas han pasado de las 10.000 hace cuatro años hasta las 20.000 actuales

Javier Faus, vicepresidente económico del Barça.

20 de julio de 2012 (14:29 CET)

La cesión de asientos de los abonados del FC Barcelona se ha duplicado desde el comienzo de la crisis. La venta de plazas de socios ha pasado de 10.000 en el 2008 hasta los 20.000 la temporada pasada.

La práctica, con la que el abonado recibe el 25% del precio de venta en el mercado, se ha extendido entre los socios que quieren sacar mayor rendimientos a sus abonos. Las facilidades para ceder asientos, que se pueden hacer a través de conexiones móviles, teléfono o internet, han contribuido con la extensión de este sistema.

“No es sólo un tema de crisis. Los horarios de los partidos, los domingos en la noche, hace que muchos abonados no quieran asistir”, explicó este el vicepresidente económico del FC Barcelona, Xavier Faus, este viernes en la presentación de los resultados financieros del club.

El modelo, que puso en marcha el expresidente Joan Gaspart, ha ido ganando fuerza y representa un ingreso adicional para el club ya que la venta de entradas al público general suele triplicar el precio que pagan los abonados, que es, según Faus, “social, político”. La expectación de un partido también influye en la cesión: contra la Real Sociedad se liberaron unos 30.000 asientos mientras que en el partido contra el Madrid, apenas fueron unos 4.000.

Subida de precios

El FC Barcelona buscará aumentar sus ingresos para disminuir su deuda progresivamente desde los 335 millones de euros hasta los 200 millones. Para ello, una de las medidas que el club estudia aplicar a partir del próximo año es la subida de los precios de los abonos. “Abriremos el debate para ver si es factible aumentarlos. Hay abonados que pagan 300 euros al año para ver unos 30 partidos. Es decir, 10 euros por partido. Nosotros creemos que un partido del club, lleno de campeones de Europa y del mundo, vale más que una entrada al cine”, explicó

El club se encuentra inmerso en un proceso de reducción de su deuda, una de las prioridades de la Junta Directiva que se plantea en los próximos tres años abrir el debate sobre la fórmula para construir el nuevo estadio. El vicepresidente económico se mostró satisfecho por la facturación de unos 494 millones de euros y casi 45 millones de beneficio, y aseguró que seguiría reduciendo el déficit de las secciones, que arrojan un déficit de unos 40 millones de euros anuales. “No no los podemos permitir”, aseguró Faus.

Sanciones por alargar el descanso

Entre algunas de las desviaciones presupuestarias presentadas por el club, destacan --por curiosas-- las sanciones impuestas en el campo. Una, de 18.000 euros, fue por el lanzamiento de bengalas de unos aficionados al campo, mientras que la mayoría --unos 235.000 euros-- corresponden a tres sanciones porque los jugadores salieron tarde al campo después del descanso de la primera parte.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad