La especulación se ceba con Abengoa antes del rescate

stop

Como en tantas otras ocasiones en los últimos meses, los movimientos a corto han vuelto a generar incertidumbre en la cotización

Planta solar de Abengoa, en Sanlúcar la Mayor (Sevilla)

Madrid, 05 de agosto de 2016 (15:27 CET)

Ante la falta de un acuerdo de reestructuración sobre Abengoa, las acciones de la multinacional sevillana vuelven a ser pasto de la especulación, con una sucesión interminable de ventas y compras de títulos provocadas por los mismos protagonistas.

Se trata de un valor a operar solo por expertos en operaciones intradía por su alta volatilidad, y muy expuesto a cualquier filtración interesada que pueda producirse en el seno de la mesa de negociación que mantiene la empresa con los bancos acreedores y los bonistas.

Distinto comportamiento de las acciones A y B

Una operativa que resulta más visible en las acciones de tipo B, mucho más volátiles, que en las de tipo A. Así, las primeras que habían caído un 21% en la última semana, ayer jueves recuperaban un 17%, y hoy mantienen la tendencia al alza, aunque de una manera más atenuada, por debajo del 2%. En lo que va de año, estos títulos acreditan un incremento del 13%.

En el caso de las acciones de tipo A, que acumulan un aumento anual del 40%, los movimientos, tanto al alza como a la baja, resultan más discretos y controlados. Ayer jueves, a diferencia de los de tipo B, solo subían un 4,77%, y hoy siguen en esa línea.

Movimientos cortos

Las razones de estos movimientos hay que buscarlos periódicamente en las actualizaciones de las posiciones cortas publicadas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Según la última referencia, del pasado 22 de julio, estas posiciones superaban el 4% del capital de Abengoa, con fondos como Sothic o Kite Lake llevándose la palma en esta operativa.

En el caso de Sothic, el fondo británico fundado en 2008 por Didier Martineau y Gertjan Koomen, estos movimientos son de manual, jugando una estrategia en un doble sentido.

Como uno de los principales negociadores que, por parte de los bonistas, delegaron en la consultora Houlihan Lokey para que negociase con los acreedores el acuerdo de rescate, y como principal comprador especulativo de acciones de la multinacional sevillana, con la indisimulada estrategia de que, en el corto plazo, bajen, de cara a obtener en la operativa una alta rentabilidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad