El Hotel Catalonia Plaza, propiedad de la familia Vallet.

La familia Vallet dobla sus ganancias con Catalonia Hotels

stop

Catalonia Hotels dispara los dividendos gracias al ‘boom’ del turismo, tanto a nivel nacional como en el Caribe

Barcelona, 09 de julio de 2019 (04:55 CET)

Al calor del 'boom' turístico español, la familia Vallet exprime las ganancias de Catalonia Hotels. La cadena hotelera española incrementó los beneficios desde los 53 millones de euros hasta los 59 millones en 2018, por lo que la saga fundadora decidió incrementar sus remuneraciones en la compañía.

Según consta en las cuentas del pasado ejercicio, los hermanos Guillermo, Manuel y Alfonso Vallet duplicaron los dividendos a cuenta desde los 4 millones de euros hasta los 8 millones. La decisión se tomó gracias al incremento de la rentabilidad y a pesar de que los ingresos se mantuvieron prácticamente estancados, pues sólo subieron desde los 362 millones hasta los 363 millones.

Con la mayor parte de sus 69 establecimientos en Cataluña, la hotelera pudo notar las consecuencias de algún tipo de boicot turístico. De hecho, los ingresos en España cayeron ligeramente desde los 223 millones hasta los 219 millones de euros. El descenso llegó compensado por la subida en el Caribe, que ascendió de 131 millones a 136 millones.

Catalonia: sin sociedades off shore

El ejercicio 2018 fue el primer ejercicio de Catalonia Hotels sin el sello de Luxemburgo. Sin ningún tipo de interés conocido en el país, la estirpe catalana constituyó el holding Alvida SA en una vivienda de tres pisos en el centro de Fentange, en el número 67 de la calle Bettembourg. Allí ha permanecido, latente, desde el año 1996 hasta que fue repatríado en 2017, como desveló Economía Digital. Según datos del Registro Mercantil¸ los hermanos Guillermo Vallet y Manuel Vallet constituyeron Corporación Catalonia América de Turismo “como consecuencia del traslado a territorio nacional de la sociedad luxemburguesa Alvida SA”.

La flamante empresa fue creada un 11 de mayo con un capital de 7,5 millones de euros en las oficinas centrales de la hotelera familiar, en la calle Córcega. Mientras, en los registros del país centroeuropeo, su antecesora ya aparece como “desclasificada”.

Los Vallet tuvieron la posibilidad de beneficiarse de las ventajas fiscales que ofrece Luxemburgo para los grandes patrimonios familiares con estas sociedades off shore. Hasta hace tres años, las Sicav –sociedad de inversión colectiva— podrían tributar el 0,05% de los beneficios frente al 1% español. Además, tampoco sufren el requisito de contar con los 100 socios que exige la administración ibérica y lo reduce a un simple accionista.

No obstante, en 2015 el Gran Ducado europeo anunció que reduciría las ventajas fiscales de las sociedades españolas radicadas en su país al excluir a algunas Sicav, Sociedades de Inversión de Capital Fijo y de Patrimonio Familiar de la posibilidad de acogerse a la tributación reducida en el convenio de doble imposición. Desde ese mismo año, España dejó de incluir a Luxemburgo en la lista de paraísos fiscales, aunque son muchos los que utilizan el concepto 'pseudoparaíso' para referirse a él.

No obstante, la compañía ya defendió en su momento que el holding gestiona "las participaciones en sociedades de la República Dominicana". El traslado se realizó, defienden, para "simplificar la gestión y reducir los costes administrativos de la sociedad, que está integrada en el grupo y figura en las cuentas anuales consolidadas". Además añadieron: "la sociedad no ha percibido dividendos ni otros ingresos ni se ha beneficiado de ningún régimen de tributación privilegiado".

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad