La Generalitat pierde la gestión de las aportaciones estatales a las Cámaras de Comercio

stop

El Ministerio de Economía decide aportar directamente las cantidades fijadas en los convenios de colaboración a las organizaciones empresariales

La Cambra de Comerç de Barcelona

15 de octubre de 2014 (21:04 CET)

La Generalitat se ha quedado sin gestionar las aportaciones que el Estado otorga a las Cámaras de Comercio de Cataluña. Las dos últimas transferencias a las organizaciones empresariales se han instrumentado directamente desde el Ministerio de Economía en lugar de la Direcció General de Comerç, dirigida por Josep Maria Recasens.

Fuentes del departamento, adscrito a la consejería de Empresa i Ocupació, reconocen su malestar. “Lamentamos profundamente el cambio”, señalan. Y es que el nuevo escenario les hace perder margen de decisión en este ámbito.

Fondos finalistas para fomentar el comercio interior

El Gobierno central remitía hasta la fecha a las Comunidades Autónomas las aportaciones como transferencias finalistas para fomentar el comercio interior, indican los portavoces del departamento. Eran los Ejecutivos regionales quienes diseñaban y priorizaban las políticas y acciones a las que irían destinadas. En Cataluña, recuerdan los mismos interlocutores, estaba vigente un convenio en el que ambos actores (Cámaras de Comercio y Ejecutivo) colaboraban para definir las líneas que se debían emprender.

La última transferencia, que ya se gestionó a nivel estatal, llegó a los 380.000 euros.

El Ministerio de Economía argumenta el cambio por el nuevo marco legal que el Gobierno de Mariano Rajoy ha definido para las asociaciones empresariales. La misma norma que eliminó la obligatoriedad de las cuotas camerales y provocó una reestructuración del mapa de instituciones en España.

Definición del modelo a medias

El arrinconamiento de la Generalitat en esta materia no ha sentado mal entre las Cámaras de Comercio catalanas. Las instituciones consultadas indican que las aportaciones públicas no tienen un impacto destacado en su sistema de financiación actual, por lo que sacan hierro de quién deba ser el interlocutor para negociar los futuros convenios de colaboración.

Cabe tener en cuenta que la reformulación del modelo de Cámaras de Comercio está a medias. El Gobierno central publicó el pasado abril la legislación marco del sector. La norma aún no se ha desplegado del todo e incluso queda constituir la Cámara de España, la decana de todas las instituciones.

La Generalitat, a su vez, debe publicar el anteproyecto de la ley propia que regulará su acción en el territorio. El sector espera conocer el primer borrador a principios de 2015. Por el momento, no ha habido ninguna reunión de trabajo formal para definir su contenido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad