La Generalitat se agarra al automóvil para sacar pecho por la evolución de la industria

stop

NUEVOS DATOS

Línea de montaje del Seat León en la planta de Martorell (Barcelona)

en Barcelona, 06 de julio de 2015 (13:08 CET)

La Generalitat se agarra al automóvil, y más en concreto a Seat, para sacar pecho por la evolución de la industria. El sector vuelve a crecer pero lo hace de la mano de un segmento y una marca que, aunque siempre han sido importantes en la industria catalana, se han convertido en la única salida de la crisis: en el auténtico motor, todo un flotador al que agarrarse.

El departamento de Empresa y Empleo ha presentado este lunes los principales datos correspondientes a 2014, así como un avance de los de 2015, con optimismo después de que el producto interior bruto (PIB) y el empleo industrial subieran durante el último ejercicio por primera vez en años.

Seat, la clave industrial

Pero si hay un nombre propio, ése es el de Seat, su incremento de producción, de ventas y de exportaciones, mientras otra industria menos reconocida todavía lucha por sobrevivir, según admitió el propio Govern.

El PIB industrial se incrementó el 1,5% en 2014, el mismo porcentaje que la riqueza de la economía catalana. El empleo subió un 2% según la encuesta de población activa (EPA), aunque los datos de afiliación a la Seguridad Social arrojan un crecimiento mucho menor, de sólo el 0,2%. La inversión industrial aumentó un 4,7%, la cifra más alta desde 2006.

El automóvil, auténtico motor

El sector del automóvil fue el que más hizo crecer la inversión, con un incremento del 12,8%. El motor está siendo el tractor de la industria catalana ya que ha crecido en dos dígitos en los últimos cinco años. En cuanto a exportaciones, el incremento de este subsector fue del 12%.

Dentro del automóvil, Seat tuvo un papel clave, según ha explicado el secretario de Empresa y Competitividad, Pere Torres, gracias a un incremento de la producción del 13%, hasta alcanzar la cifra más alta desde 2002, y de las ventas del 16%. Además, la marca de Martorell vende más del 80% de su producción fuera de España, lo que la convierte en una de las grandes empresas exportadoras de Cataluña.

A la greña con García-Legaz

El único dato de 2014 que no le gusta a la Generalitat es la inversión extranjera, que cayó un 16% en total y un 39% en la industria. Cataluña ya dijo en marzo que no daba por buenos los datos y este lunes se ha vuelto a enzarzar con el Gobierno español por estos datos: "No se corresponden con la realidad. No nos los creemos porqué sabemos que están mal hechos. Todos los organismos que no controla el señor Jaime García-Legaz --secretario de Estado de Comercio de España-- dicen lo contrario".

Pere Torres ha puesto como ejemplo estudios del Financial Times, Ernst & Young y la Cámara de Comercio de Barcelona que contradicen los datos oficiales españoles. Además, considera erróneo el  método usado por el Gobierno central: laa inversión de Hewlett Packard en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) se computó a Madrid porqué la empresa tiene la sede social en la capital española. No obstante, no ha aportado un dato alternativo de evolución de la inversión extranjera en la comunidad autónoma.

Buenas previsiones para 2015

Para 2015, la Generalitat prevé que el crecimiento de la industria se mantenga, con un crecimiento del PIB de al menos un punto y de la inversión del 6%. Aun así, Torres ha admitido que "mientras hay empresas que están siendo el motor de crecimiento del sector, hay otras que todavía tienen dificultades y que nos pueden dar algún susto".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad