La inmobiliaria de Pujol e Ingla liquidará activos por 20 millones

stop

CONCURSO DE ACREEDORES

El antiguo socio de la compañía, Marc Ingla

27 de julio de 2012 (21:40 CET)

El fin de Promomed Residencial Mediterráneo se acerca. La administración concursal ha presentado esta misma semana el informe de liquidación de la inmobiliaria especializada en vivienda de lujo en el Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona.

El documento --realizado por la auditora KPMG-- ha rebajado los 33,9 millones que constan como pasivo en el informe inicial que presentó la propia compañía cuando declaró el concurso voluntario a 29,9 millones de euros.

Activos

Por otro lado, la administración concursal ha valorado los activos de la inmobiliaria en 20 millones de euros, según fuentes judiciales. Estos se reparten entre inmuebles gravados con prestamos hipotecarios, algunos créditos entre empresas del grupo que han salido de la sociedad y acciones en compañías extranjeras (todas ellas, inmobiliarias).

Promomed entró en concurso de acreedores a principios de año con la intención de ir a convenio con sus acreedores (básicamente entidades financieras). Sin embargo, la empresa rápidamente decidió que lo mejor para todos era ir a liquidación.

Inicios

La inmobiliaria fue fundada en 2005 por varios empresarios del sector, entre ellos Javier Rubió, Joan Vergés, Javier Piera y el grupo andorrano Reig Patrimonia. La compañía experimentó un amplio crecimiento que se interrumpió tras estallar la crisis económica en 2008. Pese a que intentaron compensar la caída de ventas en España con viviendas de lujo en el extranjero (así se explican las acciones en otras compañías), el proyecto no funcionó.

Además de los inversores iniciales, la compañía ha contado con otros accionistas. Por ejemplo, el ex vicepresidente del F.C. Barcelona, Marc Ingla, o el hijo de Jordi Pujol, Josep Pujol, que abandonaron la compañía en noviembre de 2011, poco antes de que se declarara el concurso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad