La Inspección de Trabajo no hace guardias ningún fin de semana

stop

Los funcionarios sólo hacen visitas a empresas los sábados y domingos cuando hay una muerte laboral violenta, un accidente o una inspección programada con antelación. Los sindicatos no ven anomalías en esta distribución de trabajo

22 de mayo de 2012 (21:22 CET)

Los inspectores de trabajo, los responsables de velar por el cumplimiento de la legislación laboral y por evitar fraudes en la Seguridad Social, no hacen ninguna guardia los fines de semana. Los funcionarios, con horario de lunes a viernes, sólo efectúan inspecciones los sábados y domingos bajo condiciones de extrema gravedad: accidentes laborales, muertes violentas o alguna inspección programada con antelación.

“En el esquema de trabajo normal, no hay fines de semana de guardia. Sólo se hacen inspecciones cuando hay alguna denuncia o una actuación que requiera una intervención”, explica Antonio Benavides, jefe de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Barcelona.

Plantas centrales y autonómicas

La Inspección del Trabajo es una competencia que en Catalunya está compartida entre la Generalitat y el Gobierno central. La sede de los inspectores de trabajo de Barcelona, ubicada en el número 303 de la Travessera de Gràcia, está dividida en cinco plantas. En la primera y la segunda se encuentran los funcionarios dependientes del ministerio que sólo procesan los fraudes a la Seguridad Social. Y en la tercera, cuarta y quinta planta despachan los funcionarios de la Generalitat que llevan el resto de casos.

Ningún funcionario trabaja allí ni en la calle los sábados y domingos. Sólo un jefe de personal tiene un teléfono disponible al que sólo tienen acceso los Mossos d'Esquadra y los hospitales en casos extremos. Si esto ocurre, el jefe buscaría a un inspector para acudir a la empresa.

Tanto la Generalitat como el ministerio de Empleo aseguran que también se hacen inspecciones los sábados y domingos si se recibe una denuncia o “si el expediente lo requiere”. Pero estas situaciones son excepcionales, según confirma un funcionario del ministerio.

Carga excesiva

La red de inspectores del ministerio de Empleo cuenta con 819 funcionarios, aunque la ministra Fátima Báñez anunció hace pocas semanas su intención de aumentar progresivamente la plantilla. Además de los funcionarios del gobierno central, las comunidades con transferencias cedidas como País Vasco y Catalunya tienen un equipo autonómico propio. La Generalitat dispone actualmente de 107 inspectores.

La escasez de funcionarios hace que muchos inspectores se quejen de exceso de trabajo. “Este año entraron 18 nuevos en Barcelona, pero no son suficientes porque será un año de muchas jubilaciones”, explica Marina López, responsable de Inspección de Trabajo de Comisiones Obreras. El próximo año está prevista la incorporación de otro nuevo grupo para paliar el creciente número de bajas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad