La justicia de Barcelona condena a Endesa a pagar una indemnización de 37,4 millones

stop

La compañía estudia recurrir la decisión de la magistrada Nuria Garanto

05 de septiembre de 2012 (13:32 CET)

El juzgado de Primera Instancia número 11 de Barcelona, encabezado por la magistrada Nuria Garanto Solana, ha condenado a la eléctrica Endesa a indemnizar a 117 propietarios que sufrieron las consecuencias del fuego que en julio de 1994 arrasó la comarca del Berguedà (Barcelona). El montante total de las compensaciones asciende a 37,4 millones de euros.

Desde la compañía ya han anunciado que su departamento legal ha empezado a estudiar el recurso del auto de Garanto y que el los próximos días anunciarán si lo presentan o no. Fuentes internas de Endesa dan por hecho que el grupo continuará litigando “mientras quede vida judicial” en este caso.

Rehúsan aceptar la culpabilidad del fuego, que calcinó unas 20.000 hectáreas y provocó la muerte de cuatro personas, además de los daños materiales que ahora han sido cuantificados.

Origen del incendio

En el auto, la magistrada señala que varios testigos “declararon unívocamente haber visto caer chispas encendidas de los cables eléctricos. Así el punto de inicio donde se originó el incendio forestal se encuentra bajo el tendido de los conductores de la línea eléctrica de baja tensión [de Endesa]”. También afirma que en su momento se determinó que la causa del incendio fue “la consecuencia directa de la caída de chispas y trozos incandescentes de las cubiertas de los conductores entre los postes sobre el terreno segado”. Prendió la cosecha y el fuego evolucionó “dramáticamente rápido, arrasando cuanto encontraba a su paso”.

El incendio se originó poco después de las 12 del mediodía del 4 de julio de 1994 y no se controló hasta el 11 de ese mes. Los Bombers de la Generalitat decretaron que estaba extinguido nueve días más tarde. Garanto asegura que las chispas se producieron por el sobrecalentamiento de la línea y que llegaron a caer porque fallaron todos los mecanismos de control que existían, ya que tampoco saltaron los fusibles de esa línea “por causas desconocidas”.

La juez acusa a Endesa de una “inexcusable negligencia” por la falta de mantenimiento de la línea.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad