La mala racha de Calabuig en Aguas de Valencia

stop

El empresario valenciano mantiene varios frentes abiertos con Aguas de Barcelona y Suez

El presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig

05 de diciembre de 2012 (21:07 CET)

Eugenio Calabuig no pasa por su mejor momento en lo que a Aguas de Valencia se refiere. El presidente de esta compañía valenciana ha recibido varios golpes en los últimos meses. Desde el bloqueo del 7,9% de las acciones de Fomento Urbano de Castellón (Fucsa) en Aguas de Valencia, a la decisión del Frob de adjudicar Banco de Valencia a La Caixa.

Una serie de acontecimientos que alteran la supremacía de Calabuig en Aguas de Valencia y abre la puerta a cambios dentro del paquete accionarial.

El último revés se lo ha dado la Audiencia Nacional. Un auto del juzgado de instrucción número 1 del pasado 3 de diciembre al que ha tenido acceso Economía Digital desestima el recurso interpuesto por la familia Calabuig con motivo del embargo cautelar del 7,9% de las acciones de Fucsa en Inversiones Financieras Agval --que respresenta el 60% de Aguas de Valencia--.

Esto ratifica la pérdida del control mayoritario que Eugenio Calabuig mantenía hasta ahora en la compañía con el 50,01% de Inversiones Financieras Agval frente al 49,99% que corresponde a Banco de Valencia.

La compra de Banco de Valencia aleja a Calabuig del poder

El bloqueo del 7,9% de Fucsa se deriva de una denuncia del Frob a los anteriores gestores de Banco de Valencia, así como algunos empresarios –entre ellos Calabuig-- por acordar operaciones que presuntamente habrían perjudicado a la entidad financiera. Entre estos acuerdos se encuentra el que establecieron hace cuatro años Eugenio Calabuig y el ex consejero delegado de Banco de Valencia, Domingo Parra, y que le otorgaba a Calabuig las riendas de Aguas de Valencia.

Ahora el poder de Aguas de Valencia puede cambiar de manos. El embargo de las acciones y la compra de Banco de Valencia por parte de La Caixa puede abrir un nuevo panorama en el seno de la compañía. Y es que si la entidad que preside Isidro Fainé entra también en el negocio de las participadas, Aguas de Valencia puede ser un punto clave.

De ser así las cosas se complicarían para Calabuig ya que La Caixa y Suez Environnement volverían a coincidir en el accionariado de una compañía, como ya ocurre en Aguas de Barcelona en la que Suez tiene el control gracias a un acuerdo al que llegó con Fainé.

Suez podría ganar terreno

Y es que Calabuig mantiene varios frentes abiertos con Aguas de Barcelona y Suez. En el primer caso, el presidente de Aguas de Valencia ha decidido llevar a Agbar a los tribunales por considerar que la adjudicación del suministro de agua del área de Barcelona ha sido “a dedo". Por lo que respecta a Suez, Calabuig ha intentado desde su posición predominante en Aguas de Valencia apartar a la compañía francesa de las gestión y de la toma de decisiones, desoyendo cualquier petición que viniera de su parte.

Por todo ello, Calabuig teme ahora que su poder pierda fuerza. La decisión de que Fainé se quede con Banco de Valencia aviva más este sentimiento. "No sería muy razonable que, con dinero público, la competencia se hiciese con un paquete importante dentro de la empresa", aseguraba Calabuig tras conocer la adjudicación a La Caixa.

Pero hasta que se conozcan más detalles de los movimientos de La Caixa en Aguas de Valencia, el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha nombrado a José Luis Menoyo Gonzalez como administrador judicial del paquete accionarial embargado a la familia Calabuig en Aguas de Valencia y ha citado para el próximo lunes a las partes para que efectúen las alegaciones pertinentes sobre el nombramiento o se llegue a un acuerdo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad