La reforma energética de Soria se queda corta

stop

SOLO FISCALIDAD

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria

14 de septiembre de 2012 (19:43 CET)

La reforma energética llega mal y tarde. Esa es una de las principales conclusiones a las que han llegado determinados actores del sector que piensan que la solución propuesta por el Ministerio de Industria se queda corta.

El Gobierno ha aprobado un anteproyecto de ley para acabar con el déficit de tarifa y recaudar 2.734 millones de euros netos en 2013. La reforma recoge impuestos a la nuclear, un canon a la hidráulica, un nuevo gravamen del 6% a la producción de energía para todas las tecnologías y céntimos verdes para el gas, el carbón y el fuel oil.

“Se trata solo de medidas recaudatorias y fiscales, no hay un plan energético de cara al futuro como se esperaba”, reclaman fuentes del sector. De esta opinión también es el presidente de Fundación Renovables, Javier García Breva, que califica la reforma de “parche regulatorio destinado a recaudar impuestos”.

Uno de los sectores más afectados por las medidas es el gas. La principal compañía del mercado, Gas Natural Fenosa asegura que “no son buenas noticias para el sector” ya que “tendrá que asumir un céntimo verde por un valor total de 800 millones de euros”.

Objetivo


El Gobierno ya ha adoptado medidas para lograr que en 2012 el déficit de tarifa no supere el tope legal de 1.500 millones de euros, y ahora aprueba nuevas medidas para que en 2013 el sistema eléctrico deje de ser deficitario, explicó el ministro.

Las medidas vendrán acompañadas de posteriores iniciativas liberalizadoras, como la reducción del número de consumidores con derecho a tarifa regulada, anunció el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, tras la reunión del Consejo de Ministros de este viernes.

Las partidas

El nuevo gravamen para nuclear e hidráulica espera recaudar 574 millones. A través de los céntimos verdes la recaudación aumentará considerablemente. Para el gas natural (804 millones), para la generación eléctrica con carbón (268 millones) y para el fuel oil (38 millones de euros).

El impuesto a la venta de electricidad del 6%, de carácter estatal, se aplicará a todas las tecnologías, renovables incluidas, y permitirá ingresar 571,7 millones.

Sin explicar

Como en casi todas las leyes que se anuncian en el Consejo de Ministros, en esta reforma todavía quedan puntadas sin hilo. Una de ellas es lo referente al déficit de tarifa acumulado. Los 24.000 millones de euros parecen no tener solución, y si la tienen está más cerca de solucionarse a través del Estado, es decir, de todos los españoles.

Se llevan titulizados 17.000 millones a través de un fondo especial del Tesoro. De los 7.000 millones restantes que se les debe a las eléctricas, el Gobierno todavía no sabe qué hacer con ello. El ministro Soria dice que aún es pronto para volver a titulizar esa deuda.

Lo que sí ha dicho en la comparecencia de este viernes es que el Tesoro se hará cargo del déficit que se genere a partir del próximo año, por lo que la deuda pasará a formar parte de la del Estado.

Segunda parte

Varias fuentes del sector piensan que esta reforma ha llegado tarde. Se esperaba para finales del pasado junio. “Pero lo peor de todo es que no ha resuelto gran parte del problema”, dice una de ellas. “Probablemente el Gobierno tenga que afrontar nuevas medidas porque los 2.700 millones son pocos para solucionar el problema”, recalca.

Para esta segunda fase de la reforma el Gobierno tiene pensado liberalizar la tarifa de la luz. El Ejecutivo está estudiando rebajar "a la mitad o menos" el actual umbral por debajo del cual los consumidores tienen derecho a la Tarifa de Último Recurso (TUR) de la luz, situado en la actualidad en 10 kilovatios (kW). "El objetivo es que las variaciones en el precio de la luz no tengan nada que ver con un acto discrecional del Gobierno", señaló el ministro Soria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad