stop

La cadena de supermercados refuerza su línea de ropa y vende más de 6 millones de prendas en España

Una campaña de la modelo Heidi Klum con la ropa del supermercado Lidl.

Ma, 19 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

La ropa barata, vendida entre frutas, verduras, pollo y patatas ya es el segundo negocio de la cadena de supermercados alemana Lidl. La marca blanca de ropa de Lidl, Esmara, ya ha vendido 6,6 millones de prendas este año en España, una línea de negocio que la compañía pretende impulsar.

La compañía acaba de encargar un estudio a Kantar Worldpanel que llegó a la conclusión que 3,5 millones de clientes ya ha comprado ropa de los supermercados Lidl.

La ropa del supermercado alemán ya supone el 10% del negocio bazar, es decir, de las ventas de Lidl que no corresponden con el sector de la alimentación. La cadena ha anunciado sus nuevas colecciones a partir del 23 de noviembre con prendas que incluyen vaqueros, bufandas y otras prendas con precios que oscilan los 10 euros.

“Son colecciones cápsula pero cada vez se agotan más rápido porque tienen más aceptacioón. Hemos diseñado una moda básica sin complicaciones y sin complejos, porque no dejamos de ser una cadena que vende frutas y verduras”, explica Arancha Conde, portavoz de la compañía.

Desde que Pablo Iglesias confesara que compra ropa en Carrefour, pocas personalidades destacan las prendas supermercado como una tendencia. Pero el consumidor de este tipo de moda va en aumento. Unos cinco millones de consumidores, en especial mujeres, han comprado ropa en los supermercados, según el más reciente estudio de Kantar Worldpanel.

Pese al éxito de la ropa de marca blanca, Lidl seguirá trabajando con surtido limitado que se agota en pocas horas

Lidl intenta vender el concepto multimarca sin complejos al asegurar que las mujeres actuales mezclan estilos de marcas reconocidas y caras con otras prendas baratas. Pero la cadena reconoce que tampoco pretende dedicar demasidados esfuerzos en la moda porque es consciente que, al igual que las máquinas de coser o las panificadoras, deben ser productos reclamo, con pocas unidades que generen "una experiencia divertida" en el supermercado. 

Los pasos de Walmart

El negocio de la moda en los supermercados fue introducida por las cadenas Walmart y Target en Estados Unidos y posteriormente copiada por Mark & Spencers en Reino Unido y Carrefour en Francia.

En España, Esmara intenta hacerse hueco entre las marcas de ropa de supermercado entre las que destacan Tex, de Carrefour, y Uni, la marca de ropa de Hipercor, el supermercado de El Corte Inglés.

Ahora, la multinacional ha fichado a la supermodelo Heidi Klum para promover la colección que lleva su nombre. Pero el presupuesto en España aún no da para tanto y las colecciones en España llevan como imagen a una ex pareja de Paquirrín. Es un comienzo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad