La Sagrera mezcla a Acciona con las constructoras del 3% catalán

stop

La presunta malversación en las obras del AVE en Barcelona apunta a las empresas que aparecen entre los donantes habituales de Convergència

Un guardia civil en las obras de La Sagrera de Barcelona / EFE

Barcelona, 28 de junio de 2016 (11:21 CET)

Las constructoras vuelven a estar en medio de una nueva trama de presunta corrupción. La operación de la Guardia Civil contra la presunta malversación de 82 millones de euros en las obras del AVE en Barcelona tiene en su foco principal a ocho constructoras, entre las que se encuentras las principales empresas españolas del sector.  

Algunas de ellas son los sospechosos habituales en Cataluña, empresas mezcladas en los casos de presunta corrupción relacionados con el 3%, por el supuesto pago de comisiones a Jordi Pujol y a Convergència a cambio de concesiones de obra pública, que están siendo investigados. Pero una empresa no aparecía en estos papeles pero aflora ahora en el grupo de presuntas constructoras corruptas en Cataluña: Acciona.  

Ocho constructoras en el ojo del huracán

La Guardia Civil ha iniciado este martes a primera hora una operación contra una red acusada de inflar facturas para generar sobrecostes millonarios en tres obras del AVE cercanas a la estación de La Sagrera en Barcelona. En la operación, ordenada por el juzgado de instrucción número 24 de Barcelona, se ha registrado la sede de Adif, la empresa pública adjudicataria, y están previstos 15 registros más y unas veinte detenciones.

Las obras de la estación de La Sagrera se adjudicaron a una UTE, cuya sede también se estaría siendo registrada, formada por las constructoras Acciona, presidida por José Manuel Entrecanales; Dragados, propiedad de ACS, presidida por Florentino Pérez; Comsa, de la familia Miarnau y participada también por los Sumarroca, y Acsa, del grupo leridano Sorigué.

Además, los accesos viarios a la estación se adjudicaron a otra unión temporal de empresas, formada por Copisa, de la familia Cornadó; FCC Construcción, del grupo en manos del magnate mexicano Carlos Slim; Ferrovial Agromán, de la familia Del Pino, y la concesionaria gerundense Rubau.

Del 3% a La Sagrera

Muchas de estas compañías han aparecido reiteradamente en Cataluña por sus donaciones a Convergència y sus fundaciones, y a su vez ser las principales adjudicatarias de obra pública de la Generalitat con CDC en el poder: Comsa, Sorigué, Copisa e incluso ACS –a través de una filial, Urbaser– y FCC. Ferrovial, por su parte, está en el foco por su papel en el caso del Palau de la Música.  

Por lo que respecta a Acciona, a nivel español se ha visto implicada en el caso Acuamed, por presunta adjudicación fraudulenta de obras y falsificación de certificados, con la detención de uno de sus directivos de la división de Aguas. Pero a nivel catalán, no había aparecido en los papeles de Convergencia.
 
A pesar de ello, sí que estaba, y continúa estando, en el centro de la polémica por la adjudicación de ATLL, la suministradora del agua al área metropolitana de Barcelona. El concurso fue recurrido y hasta ahora, todas las sentencias han ido dando la razón a Agbar, que denunció irregularidades en la privatización.

El último fallo, del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, ordenó retirar la concesión a Acciona y devolver ATLL a manos públicas. La sentencia está recurrida al Tribunal Supremo, que tendrá la última palabra.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad