Las constructoras quieren anular la subida salarial a 1,8 millones de trabajadores

stop

CONVENIO SECTORIAL

Viviendas en construcción

13 de diciembre de 2011 (19:00 CET)

El sector de la construcción vive momentos realmente duros y eso se refleja en la vertiginosa pérdida de empleo y también de pode adquisitivo para los que siguen en el tajo. Los empresarios del sector, agrupados en la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), y los sindicatos han empezado a negociar un nuevo convenio colectivo cuyo primer escollo es resolver la subida pactada pero pendiente de pago correspondiente al IPC de los ejercicios 2010 y 2011.

Los empresarios quieren que esa revisión pendiente en virtud de un acuerdo específico de aplazamiento firmado por las partes en 2009, no se aplique dada la dramática situación del tejido empresarial del sector. Los sindicatos por su parte quieren negociar fórmulas para que ese poder adquisitivo se pueda recuperar de alguna manera.

El convenio en vigor que expira a finales de este mes tenía una vigencia de cinco años, es decir, se firmó antes de que estallara la crisis. El acuerdo laboral prevé subidas del IPC más un punto y medio anual en función de una serie de contrapartidas de productividad que ofrecieron las centrales.

En 2009, en el inicio de la cuesta debajo de la construcción, se firmó un acuerdo paralelo entre la patronal, UGT y Comisiones Obreras por el que se posponía la revisión salarial del IPC de 2010 y 2011 al final del convenio. En ambos años sí se aplicó el punto y medio no vinculado al IPC. Pero la crisis, lejos de amainar, se ha agudizado en el sector y los empresarios consideran que es inasumible la recuperación de esos dos años de revisión salarial, según fuentes cercanas a la negociación.

Encima de la mesa de negociación

Oficialmente, la patronal afirma que todavía no ha llevado la propuesta económica a la mesa de negociación del nuevo convenio pero admite que esa anulación se tendrá que abordar. Añade que el IPC de 2010 no es obligatorio recuperarlo en función del acuerdo de 2009, y que el de 2011 sí podría ser recuperable.

En todo caso, consideran que la negociación del nuevo convenio y por tanto la resolución de este litigio no va a ser larga porque la situación demanda rapidez y constatan flexibilidad por parte sindical.

La patronal, según las fuentes cercanas a la negociación desearía firmar un convenio de un año de vigencia después de la experiencia vivida con un acuerdo a cinco años y a la espera de tener una visión más certera de cómo puede evolucionar la economía nacional en general y la formación bruta de capital fijo en particular a partir de 2012.

El convenio de la construcción es uno de los de más alcance de España. Afecta a 1,8 millones de trabajadores aproximadamente y además sirve de referencia para distintos sectores productivos vinculados.Antes de iniciarse la crisis, el colectivo afectado por este convenio era de 2,8 millones de trabajadores, es decir, un millón más que ahora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad