Las exportaciones no evitan la caída del 9,3% en las ventas de cava

stop

Los fabricantes, que facturaron un millón de euros menos que en 2010, dan por superado el boicot del 2005 y achacan la reducción a la crisis. La expansión en Francia y Bélgica da un respiro al sector

David Placer

De izquierda a derecha, Fernando Murgaz, director general de la Industria Alimentaria, Josep Maria Pelegrí, conseller de Agricultura, y Gustavo García, presidente del Consell del Cava.
De izquierda a derecha, Fernando Murgaz, director general de la Industria Alimentaria, Josep Maria Pelegrí, conseller de Agricultura, y Gustavo García, presidente del Consell del Cava.

21 de febrero de 2012 (17:23 CET)

El sector del cava presentó ayer unos resultados agridulces en el balance de 2011. Los fabricantes lograron exportar 152 millones de botellas, lo que supone un aumento del 2,07% respecto a 2010. Sin embargo, la mejora en en mercado exterior no pudo evitar la caída general de las ventas, claramente perjudicadas por el mercado español se se contrajo en un 8,7%.

En total, los fabricantes lograron distribuir 239 millones de botellas, un 2,14% menos que el año pasado.

La disminución global en la facturación ha hecho trizas las perspectivas de crecimiento que se había planteado el sector antes de diciembre. “Sufrimos una caída de las ventas inesperada, lo que ha afectado a los precios en toda la cadena, tanto a viticultores como a empresas elaboradoras”, explicó Gustavo García, presidente del Consejo Regulador del Cava.

De las 152 millones botellas exportadas, un total de 40,3 millones fueron enviadas en Alemania, 31,9 millones en el Reino Unido, 23,2 millones en Bélgica y 17,3 millones en Estados Unidos. En casi todos los países, el cava ha sufrido ligeros retrocesos salvo en dos: Bélgica (con un aumento del 10,2%) y Francia (con un incremento del 8,2%).

En España, Catalunya y Aragón son las regiones donde más triunfa el producto. El 23,7% de los hogares de esa región consumió cava el 2011, según Nielsen. Le sigue el área metropolitana de Barcelona (22,8%) y la Comunidad Valenciana y Murcia (14,7%). Por contra, Castilla-La Mancha y Castilla-León es la región donde menos se consumió cava (4,3%).

“No tiene nada que ver con el boicot de 2005 y 2006 que ya hemos superado. El hecho que en en las dos Castillas se consuma menos cava que en el resto de España se debe a hábitos de consumo y no a otras razones”, aseguró García.

Producto más barato

Uno de los aspectos más negativos del pasado ejercicio ha sido el hundimiento en la facturación, que se contrajo del 9,3%. Los fabricantes registraron un total de 935 millones de euros --347,7 millones en España y 587,8 en el exterior-- , frente a los 1.031,1 millones del año anterior.

La disminución de la demanda también se tradujo en bajadas de precios del 13,3% en el mercado interior (hasta los 3,89 euros por botella) y del 2,5% en la exportación (hasta los 3,86 euros).

El crecimiento de las marcas blancas también ha tenido efecto en esta tendencia. En 2008, las ventas de estos productos de precio más reducido suponía un 25% del mercado. El año pasado, el porcentaje se ubicó en el 33,5%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad