Las grandes cadenas irritan a los consumidores con falsas rebajas

stop

Los usuarios denuncian etiquetado engañoso y subida de precios para hacer ver una rebaja mayor

Imagen de la madrileña calle de Preciados, durante la última Navidad / EFE

en Madrid, 08 de enero de 2016 (04:00 CET)

Los buscadores de rebajas han vuelto a topar con las trampas y los reetiquetados en algunos productos para hacer ver que los descuentos son mucho más sustanciosos y significativos. Con el inicio de la temporada de las primeras rebajas, también han llegado las primeras denuncias.  

El modo de proceder de algunas tiendas permanece intacto en la picaresca: subida de precios de última hora para aumentar artificialmente el porcentaje rebajado al 30%, 50% y hasta 70% que anuncian las grandes cadenas pero que, generalmente, quedan desinfladas.

Una usuaria de Twitter ha publicado una foto de una prenda en Bershka que tenía un precio marcado de 44,99 euros y fue rebajada a 34,99 euros, un descuento del 30%, según denuncia. Pero al eliminar la etiqueta de rebajas, se percató de que el precio anterior también era de 34,99 euros.  

Precedentes  

La práctica ya fue denunciada por Facua al grupo Inditex en 2011. La asociación de consumidores acusó a Stradivarius y Pimkie de promocionar rebajas cuando menos del 50% de sus productos tenían descuentos, algo que viola la legislación comercial.  

La misma asociación explica que en estas rebajas al menos siete de cada diez rebajas son falsas o engañosas. Las quejas de los usuarios dan fe de ello. La polémica por las rebajas saltó durante el Black Friday en Media Markt cuando varios compradores denunciaron aumento de precios de última ahora para anunciar posteriormente grandes rebajas. La cadena de tiendas se defendió al asegurar que los precios de los productos tienen variaciones constantes.  

Ya no son lo que eran  

Algunas falsas ofertas denunciadas por los consumidores pueden ser atribuidas a errores de etiquetado como, por ejemplo, cuando el precio rebajado es superior al original. Pero en otras ocasiones la mala fe es más evidente, según los consumidores críticos con las grandes rebajas.  

Buena parte de las grandes cadenas han adelantado las rebajas en algunas comunidades y la llegada del 7 de enero ya no supone, como antaño, un pistoletazo de salida coordinado para todos los cazadores de ofertas. Este año las imágenes de las tiendas abriendo por rebajas no hubo avalanchas como otros años. Los compradores parecían más tranquilos y menos entusiasmados. Tal vez, algunos tengan razón. Las rebajas no son lo que eran.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad