Las históricas cafeterías Nebraska bajan la persiana

stop

El nuevo dueño de la cadena ubicada en Madrid, el fondo Corpfin, echa el cierre al grupo de restauración al considerarlo ''inviable''

Fachada de la cafetería Nebraska ubicada en Gran Vía

A Coruña, 12 de enero de 2017 (12:18 CET)

La cadena de cafeterías Nebraska, emblemática en Madrid, echa el cierre. Los cuatro establecimientos que perduraban bajaron la persiana este martes, apenas 15 días después de que el fondo de inversión Corpfin Capital Real Estate acordara la compra del grupo de restauración.

Un portavoz de Corpfin declaró a Europa Press que el negocio "no era viable", razón por la que se decidió frenar los 50 años de actividad de las míticas cafeterías madrileñas para evaluar posibles nuevos usos para los locales.

Compra del negocio

Nebraska cuenta con una larga trayectoria dentro de la cultura gastronómica madrileña. La cadena, que desde 2011 tenía como máximo accionista a la compañía gallega Egasa, fue traspasada hace escasas semanas a Corpfin. 

La adquisición tuvo lugar el pasado 27 de diciembre y la compañía desembolsó 14,48 millones de euros en la operación, que ha tenido dos fases: la primera inversión de 9,9 millones sirvió para comprar los locales ubicados en las calles Alcalá y Goya; y la segunda de 4,6 millones completó el traspaso al incorporar los negocios de las calles Gran Vía y Bravo Murillo, como avanzó El Economista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad