Lidl se lanza al mundo del ladrillo

stop

La cadena alemana busca socios para desarrollar nuevos emprendimientos urbanísticos. Y de paso, sale a cazar compradores para sus activos en Cataluña

Uno de los establecimientos de Lidl en España

Barcelona, 22 de octubre de 2016 (11:37 CET)

Lidl, la cadena alemana famosa por sus supermercados low cost, hace pocos días se lanzó a vender ropa de marca blanca. Pero el grupo quiere más, y también se abre camino en el mercado inmobiliario. Para ello, está a la búsqueda de socios inmobiliarios para desarrollar promociones de nueva construcción que integren zonas comerciales y residenciales.

Pero en su participación en el salón inmobiliario Barcelona Meeting Point (BMP) no sólo está a la búsqueda de parcelas para su expansión al mundo del ladrillo, sino que también sale a la pesca de compradores o inquilinos de sus activos.

Por ejemplo, en Cataluña la cadena alemana tiene en venta o alquiler un solar en Sant Fruitós de Bages (Barcelona), un local en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) o una masía con un terreno para uso hotelero o de restauración en Arenys de Mar (Barcelona).

La estrategia de la cadena es ser un "socio económico" de empresas o promotores particulares que deseen desarrollar nuevos sectores urbanísticos, han explicado a Efe fuentes de la empresa.

Qué está buscando Lidl

En concreto, Lidl busca emplazamientos de entre 4.000 y 9.000 metros cuadrados que ofrezcan "una buena comunicación y ubicación" y que permitan construir un edificio comercial de al menos 1.100 metros cuadrados.

También está rastreando locales comerciales en planta baja en ciudades con más de 16.000 habitantes y solares para ubicar nuevos centros logísticos.

Lidl, presente en España desde el año 1994, cuenta actualmente con más de 535 supermercados en el país -muchos de ellos situados fuera de los núcleos urbanos-, diez plataformas logísticas y una plantilla de más de 11.500 empleados.

Desde 1994, Lidl ha invertido más de 2.200 millones de euros en España, y para 2016 planifica una inversión de unos 350 millones, la más elevada de su historia.
 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad