Artur Carulla reclama en Madrid 72 millones a Cristina Cifuentes. Artur Carulla (d), presidente de GB Foods, con el premio Nobel Joseph Stiglitz, en una imagen de archivo. EFE

Los Carulla y el manto de niebla sobre sus sueldos en GB Foods

stop

La familia Carulla esconde a los auditores la remuneración que percibe la alta dirección de GB Foods

Carles Huguet

Artur Carulla reclama en Madrid 72 millones a Cristina Cifuentes. Artur Carulla (d), presidente de GB Foods, con el premio Nobel Joseph Stiglitz, en una imagen de archivo. EFE

Barcelona, 25 de agosto de 2017 (05:55 CET)

Al contrario que en las etiquetas de sus productos, los Carulla ocultan información en sus balances. Si los envases de Gallina Blanca, Avecrem y Yatekomo desgranan el valor nutricional al detalle, las cuentas carecen de igual transparencia y esconden la remuneración de los miembros de la alta dirección de la compañía.

GB Foods obvia los datos a los auditores y la ley de sociedades de capital, según las fuentes consultadas. El grupo, sin embargo, asegura a Economía Digital “haber formulado las cuentas según la legislación vigente”. Ha declinado, a preguntas de este medio, compartir la información ya ocultada a los auditores.

La auditoría de PwC sobre la compañía y sus filiales es clara. Pese a aprobar las cifras del ejercicio 2016, es crítica con las lagunas existentes. “Las cuentas no incluyen la información relativa al importe de los sueldos, dietas y remuneraciones de todo tipo, como pensiones y seguros de vida, relativos al personal de alta dirección”, alertan. La omisión no es baladí, pues violenta la ley de sociedades de capital y el plan general de contabilidad español.

Los Carulla son reincidentes: en 2015 tampoco aportaron la remuneración de los directivos de GB Foods

GB Foods y sus participadas son reincidentes. En el mismo texto, PwC reconoce haber incluído la salvedad sobre la ausencia de las remuneraciones de los directivos en las cuentas de 2015 . Los ejecutivos han hecho caso omiso a la advertencia.

¿Qué se esconde bajo la categoría de 'alta dirección'? La normativa internacional de contabilidad define como personal de alta dirección a “aquellas personas que tienen autoridad para planificar, dirigir y controlar las actividades de la entidad, incluyendo cualquier miembro del consejo de administración, sea o no ejecutivo”.

De este modo, la empresa debería haber declarado, al menos, la remuneración percibida por Artur Carulla, presidente de la empresa; Ignasi Ricou, consejero delegado; Joan Cornudella, consejero y director ejecutivo del hólding familiar Agrolimen; Luis Muntadas, consejero y director de estrategia y finanzas de Agrolimen; y Manel Gálvez, también consejero.

Una empresa que gana dinero

Fuentes sindicales se muestran sorprendidas por el silencio de los directivos. “La empresa va bien, el convenio colectivo es envidiable y las relaciones son fluidas, por lo tanto no entendemos a qué se puede deber la omisión de las cifras”, señalan. GB Foods ha registrado este 2016 unos beneficios de 15 millones de euros, cifra provisional debido a que las cuentas no influyen en los resultados obtenidos por las diferentes filiales al no consolidar.

La familia Carulla espera multiplicar el éxito de la sociedad en 2018 tras su entrada en África. Como informó Economía Digital en mayo, la compañía prevé facturar 1.000 millones tras la compra de varias marcas líderes y tres fábricas en el continente. La operación ha sido realizada junto al fondo de inversión privado Helios Investment Partners

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad