Los 'consejeros rebeldes' de Aguas de Sabadell penden de un hilo

stop

El mandato de dos de los tres opositores a la OPA de Agbar está caducado

20 de mayo de 2013 (20:48 CET)

Agbar puede tener el camino para hacerse con el control de Aguas de Sabadell (Cassa) más allanado a finales de este martes. El consejo de administración de la gestora de aguas local debe decidir hoy el futuro de dos de los tres opositores a la OPA del grupo presidido por Ángel Simón, los llamados consejeros rebeldes.

El secretario del órgano directivo, Carles Enric, y la independiente Maria Ángels Bosser tienen el mandato caducado, afirman a Economía Digital fuentes cercanas a la compañía. La cúpula de Cassa debe decidir si reduce el número de sillas del consejo de 13 a 11 representantes, el mínimo exigido según los estatutos de la compañía; o si se renuevan los cargos.

Resultados

En este último supuesto, la continuidad de Enric estaría prácticamente asegurada por su participación societaria en el grupo. La continuidad de Bosser se antoja más complicada, ya que no tiene acciones en propiedad de Cassa, informan los mismos interlocutores. Formaba parte del consejo en representación del paquete accionarial de su padre, quien ha anunciado que ha aceptado la OPA de Agbar.

También existiría una tercera posibilidad: que el consejo decida ampliar los representantes hasta 15, el máximo previsto según los estatutos de la gestora de aguas local. Aunque los mismos interlocutores señalan que esta opción es difícil que prosiga, sobre todo si se tienen en cuenta los últimos resultados presentados por Cassa. En ellos, la compañía reconocía que sus pérdidas han crecido el 66% en los tres primeros meses del año hasta el medio millón de euros.

Ajuntament de Sabadell

De nuevo, la clave de la operación la tiene el ayuntamiento de Sabadell. De los 13 representantes del consejo de administración, cinco son denominados por el consistorio liderado por Juan Carlos Sánchez (PSC). El edil ya ha manifestado que no se opondrá de frente a la oferta de Agbar.

La administración local ha renovado recientemente sus vocales en Cassa, ya que el caso Mercurio afectó a los portavoces hasta la fecha en la compañía. El tercer consejero rebelde, Lluís Pascual, también está imputado en la investigación a una supuesta trama corrupta en la ciudad. Su letrada ha pedido que se archive su causa.

Junta extraordinaria

Pascual afirma en declaraciones a este medio que el interés del pool de minoritarios es reclamar una junta extraordinaria para debatir sobre la OPA de Agbar. “El presidente, Xavier Bigatá, no se puede oponer a ello si es coherente y respeta a los accionistas”, asegura. Propone que se haga de forma paralela a la junta ordinaria que se suele celebrar a finales de junio.

Asimismo, afirma que desconocía que Enric y Bosser tuvieran los cargos caducados. “Tener su apoyo es importante”, reconoce. Aunque, con los últimos resultados trimestrales en la mano, señala que la prioridad es el futuro de Cassa. “Y lo más importante es la OPA”, sentencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad