Los dueños del campo de golf La Garriga venden para salvar su constructora

stop

La productora de piedra Leiro abandona el negocio lúdico y deportivo para proteger las cuentas

25 de marzo de 2012 (17:54 CET)

La crisis ha llegado hasta donde casi nadie podía prever: hasta el campo de golf. La empresa productora de Piedra Natural Leiro, que hasta hace poco gestionaba el campo de golf La Garriga, en la población del mismo nombre, ha abandonado el negocio lúdico, que había caído en ingresos de forma sostenida durante los últimos años, según se reflejan en las cuentas del registro mercantil.

Los propietarios de la compañía de construcción, que en 2010 había facturado 17 millones de euros y que contaba con 42 millones de euros en activos, presentaron un concurso de acreedores para la empresa de golf, que fue liquidada hace pocos meses por el mismo administrador judicial que cerró la revista Don Balón en noviembre del año pasado.

El negocio del golf arrastraba deudas desde hace años. En 2010 contaba con una deuda a corto plazo de más de 2 millones de euros y apenas con una facturación anual de 200.000 euros. “La empresa que fue a concurso de acreedores era de los antiguos responsables. Nosotros no tenemos nada que ver”, asegura una portavoz de la compañía compradora que se niega a dar datos de la nueva gestión.

Ofertas agresivas

A diez minutos de Martorell y 20 minutos en coche de Barcelona, el club de golf La Garriga ofrece tarifas de golf a precios de pobres: un abono mensual cuesta 60 euros al mes. La productora de piedra fue fundada en 1964 mientras que el negocio de golf ha sido mucho más reciente: la empresa liquidada fue abierta en 2001.

Catalunya cuenta con un total de 46 campos de golf, lo que la convierte en la segunda comunidad autónoma con más campos de España por detrás de Andalucía. El aumento de la oferta en los últimos años y la caída de clientes han resentido la facturación, aseguran fuentes del sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad