Los hipermercados de El Corte Inglés también vendieron menos el 2010

stop

El grupo retrocede en beneficios y mantiene la facturación estancada. Sólo la agencia de viajes y los Supercor registraron una evolución positiva en el último ejercicio

El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez

28 de agosto de 2011 (10:11 CET)

Si El Corte Inglés es el termómetro de la economía española, el diagnóstico es claro: la fiebre continúa martirizando al enfermo y en el último año ha aumentado unas décimas. La metáfora sirve para definir la caída generalizada de ventas en los hipermercados del grupo de distribución que preside Isidoro Álvarez.

El Corte Inglés, Hipercor y Opencor vendieron menos en 2010 que en 2009. Pero es más, también decayó su división de informática, las tiendas de moda Sfera y la rama de seguros. El resultado final es la derivada de ese estado de cosas: la facturación se estancó en 16.413 millones de euros (apenas el 0,3% más) y el beneficio neto retrocedió un 13% hasta los 319 millones.

Son las principales magnitudes que ha conocido esta mañana la junta de accionistas del gigante europeo de la distribución. Siguiendo la liturgia habitual, el último domingo de agosto Álvarez reúne al resto de accionistas en la sede de la madrileña Fundación Ramón Areces y les da cuenta de la marcha del negocio. La crisis ha vuelto a estar presente en el discurso del presidente que ha tenido que apelar al mantenimiento de las inversiones y a la generación de empleo (un millar de nuevos puestos de trabajo) como únicos elementos de una cuenta de resultados que ya no cuenta con el esplendor de antaño.

Tanto el resultado operativo como el flujo de caja de la cadena de grandes almacenes ha retrocedido a tasas del 5%. A diferencia de Mercadona, que ha conseguido hacer de la crisis virtud, El Corte Inglés a duras penas ha podido presentar a sus accionistas y al mercado en general una mínima mejoría de la situación empresarial. No obstante, el grupo es el primero de Europa en su especialidad y el tercero del mundo, sólo superado en ventas por las estadounidenses Sears y Macy’s y por delante de la británica Marks & Spencer o la francesa Lafayette, entre otras.

Diferentes formatos, diferente negocio

Con todo, el gran negocio del grupo siguen siendo las grandes superficies. Las tiendas El Corte Inglés son las que más ingresos generan (9.611 millones), seguidas de los Hipercor ( 2.447 millones) y de los Supercor (416 m.) y Opencor (369 m.) con formatos de venta de menor dimensión. Precisamente los supermercados urbanos son los únicos que presentan una progresión con respecto al ejercicio anterior. Supercor vendió el 2,7% más que un año antes. Lo mismo ha sucedido con su negocio especializado en bricolaje (Bricor), que ha pasado de los 48 a los 70 millones de giro en un solo año.

El buen resultado de su división de viajes tiene que ver con la crisis vivida en el sector y, especialmente, con la quiebra de Marsans, propiedad del que fuera presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán y de su socio Gonzalo Pascual. Los viajes corporativos (empresas e instituciones) que vendía Marsans han pasado en buena parte al grupo de Álvarez, lo que ha permitido elevar su cifra de negocios un 13% hasta situarla en los 2.289 millones de euros.

A la vista de la marcha de la actividad, Álvarez se refirió en su discurso a los socios a la necesidad de acometer reformas e innovaciones, que no concretó, “para que El Corte Inglés mantenga el liderazgo europeo de grandes almacenes; para que nuestro grupo aumente su cuota de mercado; para que siga creciendo de acuerdo con el programa de expansión; para seguir creando empleo, al tiempo que mantenemos nuestros propósitos de internacionalización, y para reafirmar el prestigio del Grupo como el comercio de referencia de calidad”.

La inversión continúa

En el último ejercicio fiscal (que va de marzo de 2009 a febrero de 2010), El Corte Inglés ha invertido 1.015 millones de euros, según sus datos oficiales. Entre otros proyectos destaca la apertura del hipermercado de Tarragona, que está evolucionando mejor de lo que preveían los directivos del grupo en Catalunya, y el de El Ejido, en Almería. La cadena mantiene las aperturas previstas para 2011 en diferentes puntos de España y en establecimientos especializados en el bricolaje, una de las apuestas que, a tenor de la cuenta de resultados, mejor proyección han presentado en los últimos meses.

La entidad continúa siendo la primera empresa privada española por plantilla, al disponer de 102.699 trabajadores, justo 1.147 más que antes de comenzar el periodo fiscal. Las aperturas de nuevos centros tienen que ver con ese crecimiento y permiten a la compañía destacar su apuesta por el empleo de calidad: el 91% de sus trabajadores han suscrito contratos indefinidos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad